En Aguascalientes, un promedio de cincuenta mujeres arriban diariamente al Centro de Justicia para la Mujer, víctimas de diferentes modalidades de violencia en su contra, informó la directora Beatriz Elena González Ramírez.
Humilladas, maltratadas, golpeadas y casi siempre sin el mínimo de recursos, el 90% de las mujeres declara en la exposición de los hechos que su victimario fue quien debería protegerlas y, en su caso, a los hijos: el cónyuge o pareja sentimental.
Detalló que en el transcurso del año 2017, el CJM brindó un total de 17 mil 463 servicios, en tanto que durante el primer bimestre de 2018 la cifra de atenciones otorgadas sumó 4 mil 219, es decir, un total de 21 mil 682 en los últimos catorce meses.
En el lapso, fueron 9 mil 298 las personas que acudieron al Centro por primera vez, de las cuales 8 mil 091 fueron mujeres, en tanto que 1,907 fueron varones, hijos de las mujeres victimadas y por lo tanto personas que también padecen los efectos de la intimidación que se experimenta al seno de sus familias.
“Son hijas e hijos que igualmente reciben atención, principalmente de tipo psicológico a fin de ayudarles a entender la circunstancia al interior de sus casas y por supuesto, a manejarla para tratar de evitar que el impacto en su personalidad y tranquilidad sea mayor”.
En ese sentido, González Ramírez explicó que la infraestructura y servicios del Centro de Justicia para Mujeres están diseñados para una atención integral, de ahí la posibilidad de brindar servicios diversos para las madres y también para los hijos, víctimas de violencia.
Entre ellos, destacó 6 mil 773 servicios de psicología; 807 casos de atención médica; 5 mil 439 asesorías de tipo jurídico; 3 mil 906 servicios de trabajo social; 1,432 acciones tendientes al empoderamiento de las víctimas; 3 mil 281 accesos a ludoteca y 44 acciones de refugio a víctimas.
“El Centro de Justicia para Mujeres es una institución que busca evitar la revictimización, proporcionando a las usuarias herramientas necesarias para que trasciendan de un estado de víctima, a ser agentes promotoras de paz en su comunidad”, señaló su directora.
Indicó que, ante la proliferación de casos de violencia de género, donde las denuncias son apenas una parte que se considera mínima respecto de la realidad, este Centro se esfuerza por dar atención expedita, cordial y empática; se lleva a cabo con ética, privacidad y confidencialidad absoluta, así como de manera individual, gratuita y efectiva.
Finalmente, recordó que el CJM es sede del Juzgado V de lo Familiar del Poder Judicial del Estado, a fin de tener acceso directo a una autoridad jurisdiccional para casos de solicitud de órdenes de protección, entre otras, donde se requiere intervención inmediata.

¡Participa con tu opinión!