De acuerdo al estudio Cultura Financiera de los Jóvenes en México, el 71% de los encuestados declara haber solicitado alguna tarjeta de crédito, motivo por el cual las instituciones financieras han abierto su mercado a este sector de la población que recientemente no estaba contemplado, informó el subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez.
“Las tarjetas dirigidas a los universitarios atienden la preocupación de los jóvenes interesados por iniciar su vida laboral y comenzar su historial crediticio”, comentó.
Aunque aclaró que los universitarios deben saber que un crédito es una herramienta muy útil, siempre y cuando se use de forma adecuada. En concreto, se pueden financiar artículos que normalmente no se podrían comprar al momento, como electrodomésticos, gadgets electrónicos, muebles o pagar un viaje.
Hoy en día, admitió, algunas personas aún le temen al uso de tarjetas de crédito, pero la verdad es que pueden sacar de varios apuros. Lo importante es tener una adecuada planeación financiera y saber cuál es la capacidad de pago y endeudamiento.
Algunos plásticos ofrecen varios beneficios extras como la exención del pago de anualidad, la posibilidad de diferir compras a meses sin intereses y la acumulación de puntos y recompensas. Pero el principal beneficio en el buen manejo de la tarjeta es generar un historial crediticio que permita acceder a nuevas modalidades de crédito y con préstamos mayores, para adquirir, por ejemplo, un carro o una casa.
“Para aquellos que son universitarios y que piensan que por su situación actual no hay tarjetas de crédito para ellos, hoy en día existen algunas opciones pensadas para jóvenes que inician su camino financiero, y por ello el límite de crédito no es tan alto, éste depende del nivel de ingresos que se comprueben”.
Ignacio Villanueva señaló que una de las tarjetas para universitarios es la Santander Zero, del banco que lleva este nombre, y está dirigida para personas desde los 18 años. En caso de ser alumno universitario, se pide comprobar ingresos mínimos de 2 mil 750 pesos.
Otra opción es de Citibanamex, la tarjeta B Smart Universidades, dirigida para personas desde los 18 años. En ella se pide comprobar ingresos mínimos de 1,500 pesos. Y una tercera opción es la tarjeta Vas de Banco Azteca, es un producto dirigido a jóvenes desde los 18 años, y consiste en una cuenta bancaria que incluye tarjeta de débito y crédito.
“La cuenta se puede abrir desde un peso y al tener la tarjeta de débito, se puede acceder a la de crédito, solamente con comprobar un ingreso de 2 mil 500 pesos”, finalizó.