Samuel Adam
Agencia Reforma

CDMX.- El Gobierno capitalino busca aplazar hoy la decisión de la firma del contrato para que el Gran Premio de México se quede en el país.
La empresa tenedora de los derechos del serial automovilístico, Media Liberty, está esperando la respuesta de México para saber si van a querer seguir organizando el GP a partir del próximo año, este plazo lo solicitó CIE ante la negativa del Gobierno Federal de seguir aportando los 400 millones de pesos que el evento requiere por otro contrato de cinco años. La edición 2019 está asegurada.
Ayer, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo que siguen en negociaciones para salvar la carrera.
«Obviamente a la Ciudad le interesa que ese tipo de espectáculos de actividades deportivas se mantengan, ése es nuestro objetivo. El problema es que es muy oneroso mantenerlo para la Ciudad de México», mencionó Sheinbaum.
Hay diálogos, añadió, con la Secretaría de Turismo para analizar si es factible que todavía haya ayuda federal o si hay patrocinio privado.
«Es un espectáculo muy caro, que va a un grupo de gente y vienen del extranjero personas con un nivel económico especial, estamos viendo el tema del boleto. Estamos viendo con quién organiza, que es OCESA, para ver si hay manera de salvar que se quede la Fórmula Uno en la Ciudad», señaló.
Por el actual contrato de cinco años, que expira este 2019, se pagaron 363 millones de dólares, de los cuales, CIE puso 150 millones de dólares y el Gobierno Federal sumó 210 millones de dólares a través del Consejo de Promoción Turística de México.