Ahora fueron policías estatales los que frustraron una extorsión telefónica de la que fue víctima una familia del fraccionamiento Rodolfo Landeros Gallegos.
Con el pretexto de que iban a “reventar” la casa, en venganza porque habían “puesto” a miembros de un grupo delictivo que habían sido detenidos por policías ministeriales, exigieron una fuerte suma de dinero a cambio de no hacerles daño.
Al final, los “secuestradores” negociaron un pago de 5 mil pesos, cantidad que al final no logró ser depositada ante la rápida respuesta de los policías estatales.
Fue durante el sábado a las 09:50 de la mañana, cuando una familia que vive en la calle Lázaro Cárdenas, en el fraccionamiento Rodolfo Landeros Gallegos, recibieron una llamada telefónica de parte de un sujeto que dijo pertenecer a la delincuencia organizada.
Dicho individuo se contactó inicialmente con la hija del señor José Humberto, de 55 años, a quien le hizo un par de llamadas de dos números telefónicos diferentes, para advertirle que un grupo armado iba a “reventar” la casa y a matar a toda la gente que estuviera en su interior.
Lo anterior, en “represalia” porque se habían enterado de que en dicho domicilio habían “puesto” a unos miembros de su grupo delictivo y habían sido detenidos por policías ministeriales.
En una segunda llamada, el mismo sujeto le informó que si querían que no les hicieran ningún daño, entonces tenían que depositar una fuerte cantidad de dinero.
La joven mujer le informó lo anterior a su papá José Humberto, quien por su parte reportó el intento de extorsión telefónica al Servicio de Emergencias 911.
Al domicilio donde ocurrieron los hechos llegaron policías estatales, quienes luego de asesorar a la familia, les informaron que no obedecieran las instrucciones ya que se trataba de una extorsión telefónica.
Posteriormente el desconocido se volvió a comunicar para “negociar” el pago y al final solicitó solamente 5 mil pesos, dinero que tenía que depositar en una cuenta que les fue proporcionada.
Sin embargo, al descubrir el sospechoso que ya habían intervenido policías estatales, terminó por abortar el intento de extorsión y tras colgar, ya no volvió a comunicarse con la familia.

¡Participa con tu opinión!