El Servicio de Administración Tributaria inició procedimientos en contra de tres empresas de Aguascalientes, por presunta defraudación fiscal, ya que retuvieron los impuestos correspondientes a más de 600 trabajadores, pero omitieron enterarlos a la autoridad hacendaria, en perjuicio de los propios contribuyentes que no pueden acceder a la devolución de sus saldos a favor.

Pamela Cuevas Mendoza, delegada de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), informó que una decena de esos trabajadores han llegado a esta dependencia para presentar una queja en contra del SAT, pues les negaron devolver impuestos. Por ello, se procedió a la investigación y resulta que los propios patrones son los primeros evasores del fisco federal.

Luego de una conversación con el administrador de auditoría del SAT en Aguascalientes, la delegada de la Prodecon aseveró que la actuación de esas empresas es un delito y doble, porque generan dos afectaciones, una al fisco y otra al propio trabajador.

En esta situación, dijo que existe defensa legal hacia los trabajadores afectados, donde el SAT exigirá actos de comprobación a cada una de las empresas y la Procuraduría de la defensa del contribuyente realizará los procedimientos de queja interpuestos del trabajador, quien deberá tener paciencia en lo que se resuelven cada uno de los casos de patrones evasores.

Asimismo, mencionó que la Prodecon requerirá a las empresas retenedoras, ya que desde el momento en que retienen impuestos se convierten en un auxiliar del fisco federal y tienen una responsabilidad solidaria.

Explicó que cada una de las tres empresas identificadas con este comportamiento emplean a más de doscientos trabajadores, por lo que hasta podrían llegar a la cárcel, porque al no enterar el pago de impuestos de cientos de contribuyentes se les puede fincar defraudación fiscal, ya que suman millones de pesos retenidos no entregados al fisco.

Finalmente, Pamela Cuevas Mendoza recordó que el impuesto sobre la renta (ISR) es lo que se les retiene a los trabajadores asalariados en el estado de Aguascalientes. Por cada 10 pesos pagados al empleado, se retienen 3 pesos y deben ser enterados a la autoridad hacendaria. Con base en esas operaciones se solicita la devolución de impuestos.