Unos policías preventivos de Jesús María evitaron una extorsión telefónica de la que estaba siendo víctima un taxista.
Fue a las 15:30 horas del sábado, cuando oficiales de Seguridad Pública Municipal de Jesús María que patrullaban la Zona Centro, al llegar a avenida San Lorenzo y cruce con Blvd. Paseo de los Chicahuales, fueron interceptados por el conductor de un taxi color blanco, identificado como J. Concepción, de 68 años.
Esta persona se encontraba muy desesperada y les pidió ayuda, ya que recibió una llamada a su teléfono celular por parte de un desconocido que dijo ser integrante de la delincuencia organizada, para informarle que tenían secuestrada a su hija y que si quería recuperarla viva tenía que depositar una fuerte suma de dinero o de lo contrario la matarían.
Al presumir que se trataba de una extorsión telefónica, los policías preventivos de Jesús María le pidieron que ignorara cualquier otra llamada, al tiempo que con apoyo de otras unidades se dieron a la tarea de localizar a su hija de nombre Esmeralda, de 36 años.
Fue así como más tarde los oficiales encontraron a la mujer, por lo que la contactaron con su papá para que confirmara que se encontraba bien y que todo había sido un engaño.