No hay camiones urbanos suficientes para atender la demanda del servicio y muchos de los que circulan son chatarras rodantes a las que todo les falla, afirmó la diputada Elsa Landín Olivares, al denunciar que ayer a las ocho de la mañana, en Villas de la Asunción, Ruta 43, una unidad ya no pudo continuar porque le fallaron los frenos.
Antes las quejas de los usuarios el chofer tuvo que regresarles lo que habían pagado; inicialmente se negó, pero ante la advertencia de que tomarían la unidad, cedió.
“Este inconveniente propició que los trabajadores llegaran tarde a su centro laboral y hay a los que les descontaron el retraso, mientras que otros perdieron el día”.
Comentó que es inconcebible que la gente deba esperar hasta una hora para que pase el camión, con el riesgo de quedarse a medio camino, lo que pone en evidencia la falta de mantenimiento de las unidades, y de revisión por parte de las autoridades.
Dijo que a pesar de que la Ley señala un rango de vida útil, de acuerdo a la modalidad del servicio, siguen circulando unidades fuera de norma, en abierta violación a la normatividad y evidente contubernio entre ATUSA y las autoridades del ramo.
Cuestionó el hecho de que haya más preocupación por que las unidades tengan Internet, que por ofrecer un servicio seguro, digno, con vehículos confiables.
Insistió en que las unidades deben pasar con mayor frecuencia, principalmente en la periferia porque se trata de la población más vulnerable, pues es fundamental llegar a tiempo al trabajo y no exponerse a que les descuenten el día.
“Hace falta mayor número de camiones, la flotilla debe ser acorde a la población demandante y extender las rutas, ya que para mucha gente los urbanos son la única opción de transporte, su economía no les permite tomar taxi”.
Consideró que la autoridad ha sido complaciente con ATUSA, al no aplicar la ley como debiera. Por ello invitó a los funcionarios del ramo a darse un baño de pueblo y trasladarse en camión, para que experimenten en carne propia las deficiencias del servicio y puedan poner los correctivos necesarios.