* Lamentable que guerras de lodo potencialicen popularidad

Uno de los problemas que registra la sociedad mexicana es que no les exigimos lo suficiente a los políticos, de ahí que luego suframos las consecuencias, señaló el director del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), José Jaime Sainz Santamaría.
Advirtió que si en tiempo de campañas políticas, cuando los actores buscan reflectores para convencer al potencial electorado, logran el aplauso a través de las descalificaciones, entonces lo van a seguir haciendo.
Es decir, si la gente apoya que el ambiente se degrade por la descalificación que un político hace de su adversario y ésta es una forma de lograr visibilidad, reconocimiento popular y números al alza en las encuestas, entonces ese político seguirá por ese camino aunque no abone a una mejora social, agregó.
En entrevista, indicó que ante los primeros signos de embestidas verbales entre quienes estarán arrancando campañas por cargos públicos de primer nivel, somos los ciudadanos los encargados de poner freno y no permitir que el nivel del discurso político sea bajo.
Consideró que esta no depende de estratos sociales ni es exclusivo de altos niveles académicos, sino que toda la sociedad organizada debe estar atenta que el discurso en política tenga contenido.
Es exigir cosas concretas, no lemas ni eslóganes, demandar de candidatos propuestas concretas, formas de hacerla y explicación de porqué cree que esa acción o proyecto va a mejorar la economía familiar, el ámbito laboral o la vida comunitaria en lo general.
Sainz Santamaría sostuvo que una sociedad exigente y reflexiva es el factor que puede modificar el acartonado debate político en tiempo de campañas y el desprestigio de actores de la política que conquistan con frases y luego demuestran que no dieron para más, con todo lo que ello conlleva.
En ese contexto, reconoció que cuando revires ingeniosos entre candidatos, las campañas captan interés pero esto sirve solamente si hay contenido, planteamientos concretos y no sólo descalificaciones.

¡Participa con tu opinión!