El Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas del Estado demandó “mano dura” en contra de constructores que incumplen normas de calidad en instalaciones eléctricas de obras, pues orillan a sus usuarios a riesgos que pueden ser de alto impacto.

Su presidente, Eduardo Llamas Esparza, advirtió que dotar de lo mínimo a una vivienda con potencial de crecimiento conlleva un peligro a futuro que al menos debe ser avisado por el constructor y atendido en su momento por el propietario.

En ese sentido, destacó los casos de viviendas de interés social de mínima dimensión que, como pies de casa, están diseñados para ir expandiéndose en la medida de las posibilidades de quien las adquiere.

Son unidades de vivienda que tienen capacidad básica para la iluminación de uno o dos cuartos y el uso del mínimo de aparatos electrodomésticos; sin embargo, al cabo de los años cuentan con 5 habitaciones y los aparatos eléctricos se multiplican, por lo que la amenaza de sobrecarga en la instalación original está latente y es peor si ésta no es de calidad.

Llamas Esparza indicó que los usuarios no suelen advertir el riesgo en tanto no les falla algún aparato o hay irregularidades en el servicio, pero existe y cuando haya un daño mayor va a generar a los habitantes un gasto importante que no tenían por qué haber hecho.

Al respecto, dijo que dentro de los planes de trabajo que tiene como nuevo presidente del CIME, está generar sinergia tanto con la Comisión Federal de Electricidad, como con constructoras, Canadevi, Obras Públicas y todas las áreas alrededor de la construcción, a fin de suscribir convenios de participación tendientes a eliminar riesgos a futuro.

Y es que el resultado de instalaciones de mala calidad o de baja capacidad para obras visualizadas a crecer, pueden ser desde fallas en el servicio y en los aparatos eléctricos, hasta cortos circuitos y conflagraciones, advirtió.

Recordó que hay normas que regulan, que son claras y que deben cumplirse en estricto sentido para garantizar seguridad de manera completa y, en su caso, proceder a sancionar a quien las incumpla.

Finalmente, precisó que los cortos circuitos también suelen suscitarse en viviendas antiguas y con el mínimo de contactos, en las que se fueron incorporando toda clase de electrodomésticos y aparatos tecnológicos actuales que rebasan por mucho la capacidad original de las instalaciones.