Vigilará la senadora panista Martha Márquez Alvarado que se cumpla realmente con lo prometido con la Ley de Salud recién aprobada, tras la desaparición del Seguro Popular y la creación del Instituto de Salud para el Bienestar bajo el argumento de universalizar la salud.

En entrevista con El Heraldo, la legisladora reiteró su inconformidad por el dictamen aprobado por el grupo mayoritario de MORENA, al resaltar que el PAN no es que esté en desacuerdo en que haya nuevas instituciones o que tengan la idea de hacer universal el servicio de salud. “Eso es pura teoría y discurso, pero en la práctica no van a poder con universalizar la salud, pues no hay más presupuesto porque éste disminuyó a nivel federal, sin contar que tienen una crisis en el Sistema de Salud y eso no lo digo yo, lo dice el despido de médicos y la disminución en el presupuesto para cirugías de hospitales de alta especialidad”.

Asimismo, lamentó que los legisladores no hayan sido capaces de escuchar a los padres de niños con cáncer que incluso fueron tratados mal en el Senado de la República, pues eran las únicas personas que lucharon por los mexicanos contra ese dictamen. Por lo anterior, dijo que estos padres anunciaron que de no ser garantizada la salud a sus hijos, iniciarán un Movimiento por la Salud, hasta que sus demandas sean atendidas.

Ante tal situación, Márquez Alvarado subrayó que dará seguimiento puntual al nuevo Instituto de Salud para el Bienestar, de que realmente cumpla con su función y sobre todo cuidar que se manejen los recursos con transparencia. “Vigilaremos que exista, que sí funcione y que se toque lo menos que se pueda el Fondo de Gastos Catastróficos de 40 mil millones, con lo que se va a fondear el Insabi para el gasto corriente, que justo era el dinero para la atención de enfermos con cáncer y enfermedades raras en el Seguro Popular, se lo quitan y ahora menos va a cubrirlo y eso muy grave”.

Finalmente, advirtió que persiste la amenaza del Gobierno Federal hacia los gobernadores de que les entreguen los institutos de salud, lo cual como senadora defenderá para evitar que se regrese al centralismo, lo que provocaría un vía crucis para los ciudadanos en cuanto a recibir una adecuada atención y que se ve reflejado en la actualidad con la desaparición de las delegaciones federales, donde no hay quién resuelva las problemáticas de la gente.