Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos con la temática de la atención mínima que deben tener los organismos operadores por parte de las autoridades federal y estatal con la intención de mejorar la calidad del servicio que prestan a los diversos usuarios de agua en su correspondiente municipio, son diversas las formas y políticas que deben emprenderse para que un organismo operador mejore, es un reto enorme consideran los casi dos mil quinientos municipios que hay, mismos que lamentablemente se han visto afectados por la rapiña, el desconocimiento técnico y ser un refugio de recomendados de partido y pago de favores de campañas políticas, además de la mala práctica de no generar una conciencia hacia la cultura del pago oportuno. Sin embargo, ese es otro tema que ya he abordado y ahondaré de nueva cuenta, por ahora retomaré esa parte básica que desde hace dos semanas emprendí, así que continuemos. Con los componentes que aquí se describen:
a) Limpieza y desazolve de alcantarillado. De primordial importancia en todo el sistema de alcantarillado sanitario es el mantenimiento preventivo que consiste en la limpieza y el desazolve de la infraestructura sanitaria, tanto de los conductos de las redes y colectores como de los pozos o registros de visita, con la finalidad de evitar situaciones, contingentes que afecten la salud de la población ocasionadas por el taponamiento u obstrucción que se produce en dicha infraestructura.
Para apoyar a los sistemas municipales en estas labores, las autoridades estatales y federales deben y pueden apoyar con equipos hidroneumáticos completos dotados de los accesorios necesarios tanto para operar en las redes como en fosas sépticas. En caso de que el organismo operador no cuente con dichos equipos.
Lo relevante es que una vez que se lleve a cabo la limpieza y desazolve de los conductos estos recuperarán su capacidad de desalojo de las aguas residuales, evitándose el afloramiento de las mismas a la vía pública sobre todo en la temporada de lluvias en que la infraestructura llega a su nivel más alto de saturación.
b) Videograbación de pozos. Un pozo profundo como fuente de abastecimiento de un sistema de agua potable constituye la parte medular de éste, por lo cual se requiere una atención constante por parte del organismo operador a dicha instalación.
Siendo múltiples las causas que pueden afectar la estructura, el comportamiento y la productividad de un pozo, uno de los primeros pasos para programar su rehabilitación cuando se observa un deterioro o reducción anormal o sorpresiva en el caudal que produce o en la calidad del agua que se extrae, es llevar a cabo una videograbación del pozo. Esta actividad al igual que muchas otras es recomendable sea incorporada también a las labores periódicas de mantenimiento preventivo.
La mayor de las veces las autoridades estales de agua cuentan con el equipo necesario para la video filmación de pozos profundos, lo que permite determinar el estado físico de las tuberías de ademe para su posible uso, así como las partes del pozo en que no cuenta con el filtro de grava correspondiente. De no ser así a veces algunos organismos aunque escasos cuentan con ello, o se solicita vía contratación con particulares.
Con la información que se obtiene con la inspección, podrán recomendarse las acciones concretas para el mejoramiento de las fuentes de abastecimiento de pozos profundos y recuperar las condiciones originales del acuífero, prolongando en muchos casos la vida útil del pozo.
c) Perforación y rehabilitación de pozos profundos. Siendo la perforación y rehabilitación de pozos profundos una de las actividades que requiere una inversión cuantiosa cuando si se realizan a través de empresas contratistas, las autoridades estatales de agua en apego a su política de apoyo a municipios en algunas ocasiones han instrumentado un programa de perforaciones y rehabilitaciones de pozos con equipo propio, concertando con los Ayuntamientos los convenios de colaboración necesarios para ello, reduciéndose en forma sustancial (50 al 100%) los costos resultantes, como una forma de apoyo.
De ahí la importancia que las autoridades estatales que cuentan con equipos de perforación de pozos profundos para agua potable, dotados de la herramienta y accesorios requeridos para perforar hasta 300 metros de profundidad, mismos que suelen ser operados por personal capacitado y experimentado.
Al ser estos pozos ejecutados con equipo y personal propio se conjunta en esta acción la construcción y la supervisión del pozo, con lo que se logra simplificar de manera significativa cualquier gestión que de otro modo se tendría si la perforación la realizase una empresa contratista, reduciéndose significativamente el tiempo de ejecución de los trabajos con lo que se obtienen condiciones más favorables para la programación oportuna y puesta en operación de la obra.
Con los mismos equipos mencionados anteriormente y con el resultado previo de la video filmación de los pozos en operación, se procede a la rehabilitación de estas instalaciones, aplicándose métodos físicos y químicos de acuerdo al diagnóstico recomendado por el área de geohidrología con que cuente la Institución, y cuyo objetivo es recuperar las condiciones originales de productividad del pozo y prolongar su vida útil, constatándose mediante una prueba de aforo los resultados de los trabajos realizados y complementándose con los análisis físico-químicos y bacteriológicos del agua extraída que nos asegurarán la calidad del agua a suministrar. Estos son algunos aspectos básicos e indispensables en el apoyo organizado y focalizado hacia un organismo operador, la próxima semana continuaremos con otros aspectos que no sólo darán complementariedad sino factibilidad y garantizarán la transformación del organismo. Por lo tanto, son acciones tendientes a que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: [email protected]