Ricardo Israel Sánchez Becerra
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Al ser liberado este miércoles a su órbita exitosamente, el Aztech-1, primer nanosatélite mexicano en la Estación Espacial Internacional (EEI), comenzó oficialmente su misión en el espacio.

A las 6:55 horas, astronautas de la EEI desplegaron el dispositivo, que en su última fase buscará intercomunicarse con la constelación satelital Globalstar, a unos mil kilómetros por encima de su órbita, informó la Agencia Espacial Mexicana (AEM) en un comunicado.

«(Esto) a fin de avanzar en el experimento que busca permitir a los nanosatélites dejar de depender exclusivamente de sus estaciones terrenas para transmitir información», explicó el titular de la AEM, Salvador Landeros Ayala.

Desarrollado en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) con financiamiento del Fondo Sectorial Conacyt y la AEM, el AztechSat-1 tiene un esquema de trabajo programado en cinco fases: desarrollo; lanzamiento -realizado el pasado 5 de diciembre desde Cabo Cañaveral, Florida-; arribo a la EEI; el despliegue en órbita logrado hoy, y la interconexión satelital, que se efectuará a lo largo de seis meses, aproximadamente.

«El satélite cuenta con dos sistemas de radiofrecuencia: con uno, buscará enlazarse con la Estación Terrena UPAEP (con respaldo de la Estación de la UNAM), y con el otro, con Globalstar. La agenda de esta inédita colaboración AEM-NASA, tiene programado el reporte de cierre del proyecto en agosto de 2020», detalla el boletín.

Durante su misión, el nanosatélite orbitará la Tierra cerca de seis meses, moviéndose a una velocidad aproximada de 27 mil kilómetros por hora (unos 7.6 kilómetros por segundo).

Al concluir, seguirá un protocolo programado para desintegrarse en cuanto entre en contacto con la atmósfera terrestre.

«El AztechSat-1 hace historia como una experiencia invaluable por la colaboración que ha significado entre los actores del sector, como agencias espaciales, universidades y empresas, para el diseño, construcción, pruebas, y operación articulada de proyectos espaciales», concluyó Landeros Ayala.