Anoche, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) dio a conocer que iniciará un proceso de queja en contra de los policías municipales que el pasado lunes 18 “llevaron a cabo un operativo valiéndose de la fuerza excesiva en contra de una persona en el fraccionamiento Benito Palomino Dena”.
En el comunicado, la CEDH recapitula el testimonio de un ciudadano, a quien intentaron detener en su casa “alrededor de siete patrullas y quince policías”. El quejoso continúa su relato explicando que los uniformados ingresaron a su domicilio “por ventanas y puerta” para luego golpearlo. Posteriormente, dijo ser llevado a algún sitio donde fue electrocutado. El quejoso explicó que finalmente los policías llamaron a una ambulancia que lo llevó al Hospital Tercer Milenio.
El ombudsperson Jesús Eduardo Martín Jáuregui, declaró: “es grave que los malos tratos que puedan constituir tortura persistan por parte de los policías municipales, que de hecho, con esta acción están retando a la presidenta municipal, Teresa Jiménez, que ha manifestado sus esfuerzos en depurar a la corporación de malos elementos”.