El primero de los sacramentos fue otorgado a Érik Damián Álvarez Baumgarten, al ser llevado a la pila bautismal de la Parroquia Nuestra Señora de La Soledad.
Familiares y amigos muy cercanos a los papás de Érik, Guillermo Álvarez y Evelyn Baumgarten, estuvieron presentes en la ceremonia donde elevaron sus oraciones para pedir al Creador por la salud y el bienestar del pequeñito.
Sin duda, el momento más emotivo fue cuando el ministro de la Iglesia, vertió el agua del Río Jordán al bebé, distinguiéndolo así como un nuevo hijo de Dios.
Cabe destacar que Érik tiene como padrinos a Salvador Jiménez y Arleth Baumgarten, pareja que se mostró orgullosa de acompañar a su nuevo ahijado.