David Reynoso Rivera Río

En los últimos días hemos podido observar cómo varios de los miembros de nuestra LXII legislatura han realizado uno de los ejercicios más enriquecedores para la cultura de democracia, su primer informe legislativo. Dicho informe constituye un mecanismo de honestidad, transparencia y rendición de cuentas para que todos los ciudadanos podamos realizar ejercicios de razonamiento estricto sobre el desempeño de nuestros legisladores.

Como bien sabemos, nuestros diputados son en su mayoría electos a través del voto y en algunos casos estos obtienen su curul bajo los principios de representación proporcional; sin embargo, la pertenencia a uno u otro esquema de representación no deberá de ser una limitante para ser partícipe de este enriquecedor ejercicio que sirve tanto para ellos al realizar una autoevaluación de su eficiencia, como para nosotros los electores que tendremos en nuestras manos una serie de estadísticas que permitirán tener criterios más objetivos acerca del desempeño de los funcionarios.

Rendición de cuentas es un término tan amplio y al mismo tiempo tan importante, que deberá de estar presente en nuestro diccionario ciudadano TODOS los días. La rendición se puede traducir, por mencionar algunos significados, en ser responsable de algo, ser tanto sujeto como responsable para dar cuentas y también en ser capaz de responder a las inquietudes. En otras palabras, un proceso a través del cual otras personas pueden medir nuestro éxito o fracaso, ya que mostramos plena y verazmente nuestro desempeño a quienes tienen derecho a conocerlo. El principio de rendición de cuentas se debe aplicar por igual al servidor público, al director de una empresa privada, a un funcionario electo o a alguien que presta sus servicios en una organización de voluntarios.

La rendición de cuentas ya enfocada un poco más en el ámbito político, podríamos definirla como aquella obligación de todos los servidores públicos de dar cuentas, explicar y justificar sus actos al público, que es el último depositario de la soberanía en una democracia. Mecanismos como la rendición de informes sobre el trabajo legislativo, vienen a apoyar esta cultura de democracia plena que nuestro país va consolidando con el tiempo. Todo esto, aunado evidentemente a la legislación en materia de transparencia, la fiscalización del gasto y la evaluación, como otros esquemas que existen para la evaluación de la participación de nuestros gobernantes.

Si bien existen estos mecanismos, también es importante mencionar que estos son completa y necesariamente perfectibles y aún queda mucho por hacer. Nosotros como ciudadanos, debemos ser los primeros en realizar también ejercicios de rendición de cuentas y autoevaluaciones sobre nuestro actuar para poder entender que tenemos en nuestras manos un gran poder, la posibilidad de fomentar esquemas y seguir mejorando como sociedad.

Felicito a todos aquellos legisladores que han rendido sus respectivos informes y exhorto a los faltantes a realizar su informe, es muy importante que como votantes, exijamos y entendamos la trascendencia de estos ejercicios ya que el día de mañana tendremos en nuestras manos el poder premiar a un legislador honrado y trabajador con la reelección o podremos en todo caso, darle la oportunidad a otro que entienda la importancia de su cargo y su responsabilidad con la sociedad.

Finalmente, me gustaría hacer alusión y aprovechar el espacio para comentar con ustedes un tema que a pesar de haberlo abordado con anterioridad, considero que su trascendencia es tal que merece ser repetido infinidad de ocasiones ya que si al menos una persona logra tomar conciencia, creo que todos nos veremos beneficiados. Me refiero a los accidentes de tránsito por el consumo de bebidas alcohólicas en estas fechas decembrinas. Exhorto a todos los jóvenes y no tan jóvenes, a que vivamos las posadas como esa verdadera tradición mexicana de reunirnos con nuestras familias y amigos para fortalecer los lazos y celebrar los valores. Una irresponsabilidad puede llevar a consecuencias catastróficas, entendamos que nuestra existencia es demasiado frágil pero podemos hacer mucho para prevenir situaciones de infortunio y disfrutarla al máximo.

Correo: [email protected]

Twitter: @davidrrr

¡Participa con tu opinión!