El dirigente de las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado, Óscar Romo Delgado, informó que este 2019 ha sido un año de pérdidas y recuperaciones de sus choferes, en el primer semestre se retiraron alrededor del 30% y hasta el momento han regresado un 20 o 25% de ese personal.
“Por ahora se necesita un 5 o 10% de operadores del volante para ocupar la disponibilidad de vehículos vigentes concesionados por el Estado y así aumentar el flujo para prestar el servicio a la población aguascalentense”, apuntó.
En entrevista con El Heraldo, el presidente de la AUGTEA comentó que en la actualidad existe una elevadísima cifra de choferes registrados ante la autoridad de transporte, aunque en realidad prestan servicio vigente entre 8 mil y 9 mil taxistas en dos turnos.
A lo largo del ejercicio 2019 se han tenido diferentes momentos con el flujo de choferes entre los diferentes concesionarios del gremio taxista, los primeros tres o cuatro meses fueron de mucha escasez de operadores, lo cual comenzó a mejorar luego del incremento tarifario que se aplica en el taxímetro y que volvió a ser atractivo este servicio para los trabajadores del volante.
“Hasta el momento todavía se tiene insuficiencia de este personal, aunque se inicio un proceso de recuperación de estos operadores indispensables para prestar el servicio de transporte para que la ciudadanía pueda movilizarse al lugar solicitado”, finalizó.