Tras la confirmación de la Fiscalía General de Jalisco de la muerte de los tres estudiantes de cine reportados como desaparecidos desde el 19 de marzo, cerca de 150 personas protestaron anoche de manera pacífica y en silencio afuera de Casa Jalisco.
La mayoría vestidos de negro encendieron veladoras en el ingreso de la residencia del Gobernador Aristóteles Sandoval, que permaneció resguardada por policías antimotines.
En el acto estuvo el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) Jesús Medina Varela, quien informó que el jueves realizarán una manifestación para mostrar su indignación por el caso y exigir paz.
«Va a ser una marcha pacífica para exigir paz, vamos a hacer un llamado a nivel nacional a todas las autoridades a que esta barbarie tiene que parar, no podemos seguir aceptando miles de desaparecidos».
La movilización partirá de la explanada del edificio de Rectoría de la Universidad de Guadalajara rumbo a la recientemente nombrada como la Glorieta de las y los desaparecidos de Jalisco (Niños Héroes).
«Lo que nos toca a los jóvenes, a los estudiantes, los universitarios, es acompañar a las familias en su dolor y hasta donde ellos nos digan vamos a estar con ellos».
Medina Varela agregó que en el caso de la UdeG pudieran existir, de confirmarse, hasta 10 casos de estudiantes desaparecidos desde el 2015.
Ayer, la Fiscalía General de Jalisco informó que Javier Aceves Gastélum, Marcos Ávalos y Daniel Díaz fueron asesinados y sus cuerpos disueltos en ácido por una célula del Cártel Jalisco Nueva Generación.
Según informó ayer Lizette Torres, jefa de la investigación, integrantes de este grupo privaron de la libertad a los estudiantes porque buscaban obtener informes de Diego «N», integrante de un grupo contrario: El Cártel Nueva Plaza.
Los criminales creyeron que los tres estudiantes eran parte de ese grupo porque la casa en la que elaboraron su video, prestada por la tía de uno de ellos, pertenecía a Diego «N», quien está en prisión desde 2015, se asentó en la carpeta de investigación.
«Los estudiantes estuvieron en un lugar de grave riesgo, vigilado por una célula delictiva del Cártel (Jalisco) Nueva Generación, contraria al Cártel Nueva Plaza», indicó la Fiscalía.
La dependencia tiene evidencia de que tras ser «levantados», los jóvenes fueron llevados a una finca en Calle Lechuza 89/91, en Pinar de las Palomas, Tonalá, propiedad de Juan Carlos «El Canzón» donde habrían sido asesinados mientras los golpeaban para sacar datos del cártel.
Después de esto los trasladan a una finca de Amapola 450, en donde los habrían disuelto en ácido clorhídrico.
La Fiscalía capturó a dos sospechosos, Omar «N», y Gerardo «N», quienes fueron vinculados a proceso por secuestro agravado y enviados a prisión preventiva dos años. «El Canzón», quien también participó en el hecho, fue asesinado el 2 de abril.
Pie de foto
Un centenar de personas se congregaron anoche en Casa Jalisco para protestar por la muerte de tres jóvenes estudiantes de cine.