Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En el primer trimestre de este año sólo el 40 por ciento de los estados acreditó en tiempo y forma haber aplicado la aportación solidaria que les corresponde para operar el Seguro Popular, afirmó Ivonne Cisneros, titular de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, durante el Parlamento Abierto que se lleva a cabo en la Cámara Baja.
Además, agregó, esta proporción disminuyó a 32 por ciento para el segundo trimestre.
«Es complejo estar detrás de las entidades federativas buscando que hagan su aportación», reprochó.
De acuerdo con Cisneros, a pesar de que el recurso federal se ha transferido en tiempo y forma, el organismo que dirige no tiene comprobación en su totalidad de que los estados hayan aplicado el 30 por ciento que establece el Presupuesto de Egresos de la Federación para comprar medicamentos e insumos médicos.
También detectaron 4.6 millones de inscritos al Seguro Popular que se duplicaban con otras instituciones de salud, pese a que en la administración pasada ya habían hecho una depuración del padrón.
Asimismo, explicó que otra de las anomalías halladas es que, aunque la ley lo prohibe, durante años se han aplicado recursos de este programa a unidades médicas no acreditadas ante el Seguro Popular, lo que ha provocado problemas de infraestructura y falta de personal.
«Y nos encontramos con los problemas de la cantidad de unidades que carecen de calidad en toda la República Mexicana: quirófanos con goteras, falta de personal en turnos, unidades que su área de Urgencias la abren los lunes, miércoles y viernes», lamentó.
En tanto, Assa Christina Laurell, subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sector Salud, añadió que el proceso de acreditación de los hospitales fue una simulación hasta 2012, al igual que la reacreditación que se realizó de 2017 a 2018, donde 40 por ciento de los servicios estatales de salud no acreditaron.
El proceso de acreditación es para evaluar que las unidades médicas cumplen con requisitos en seguridad, calidad y capacidad instalada, apropiada en cuanto a personal, dispositivos médicos, infraestructura física y medicamentos para brindar ciertos servicios de salud.
Actualmente, sólo 7 mil 462 unidades médicas, de un universo de 35 mil 681, están acreditadas para usar recursos del Seguro Popular y aplicar el Catálogo Universal de Servicios de Salud (Causes).
Y para usar recursos del Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos están acreditados 906 establecimientos, de ellos, hay 111 aprobados para atender cáncer infantil; 102 para VIH/SIDA; 60 para infarto al miocardio; 54 para cáncer de mama; 35 para cáncer de próstata, y 10 para trasplante renal en menores de 18 años, entre otros.