Cualquier esfuerzo por elevar salarios a los trabajadores en este momento, quedaría diluido entre el pago del Impuesto Sobre la Nómina, las cuotas al IMSS y al Infonavit, advirtió el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, Pedro Gutiérrez Romo.
“Por eso no deben hacerse ajustes al alza por decreto, sino con base en la productividad de las empresas y a partir de ahí en función de los márgenes y negociaciones que cada patrón pueda lograr con su plantilla de trabajadores”, agregó.
En entrevista, recordó que el tema del salario mínimo en México es solamente un dato referencial, por lo que el alza salarial debe sustentarse en mayor productividad de los trabajadores y de cada empresa.
Hay que mejorar además las tasas de interés que rigen las actividades económicas y lo conveniente también sería la disminución impositiva como el ISN, pues son costos empresariales.
En ese sentido, subrayó que si bien es una aspiración legítima y un discurso vigente, el aumento salarial no es tan fácil porque mucho de ese incremento salarial no llega a la bolsa del trabajador.
Es decir, se va al Impuesto Sobre la Nómina, se va a las cuotas del Seguro Social y también a las del Infonavit, de tal manera que sin elevar la productividad subir salarios no beneficia a las partes directamente involucradas como son el patrón y los trabajadores, y por el contrario tiende a debilitar la estructura productiva.
Gutiérrez Romo celebró que Aguascalientes mantenga una línea ascendente en cuanto a la generación de empleos, desde la administración pasada, pues representa un signo de mejora en su productividad.
“Sin embargo, ahora no es el mejor momento para elevar ingresos de los trabajadores, pues además estamos en una transición que todavía no brinda elementos para saber hacia dónde va el rumbo económico del país, de la generación de riqueza a través de la productividad y mucho menos de la posibilidad real para tomar decisiones salariales”.