Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

El ciclo escolar 2017 – 2018 inicia con las escuelas ya existentes, con plantillas de personal que vienen laborando, en la inmensa mayoría, de tiempo atrás y con alumnos deseosos de aprender nuevas cosas para su vida presente y futura. Todo parece indicar que se dispone de lo necesario para que sea un ciclo escolar de éxitos. Sin embargo, subyacen algunas incertidumbres que inquietan y preocupan a muchos docentes, y estas incertidumbres pueden afectar los servicios educacionales y aspectos fundamentales de la Reforma Educativa.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) está dando gran impulso, en todo el país, al estudio del idioma Inglés en educación básica, media superior y educación normal. En contraposición, en Aguascalientes se despide a varios maestros de inglés que eran pagados con recursos estatales; disminuyendo, con esta medida, la atención de alumnos. Afortunadamente, con los recursos federales se sigue sosteniendo a importante número de docentes sobre la materia. Desde luego, sería más robusta la atención del idioma inglés si el convenio de colaboración, entre la SEP y el estado, se cumpliera a cabalidad por ambas partes. Como no es así, muchos maestros quedaron sin trabajo y el resto labora con incertidumbre, pensando que algún día también los despiden.

Todas las escuelas secundarias públicas de la entidad cuentan, en ambos turnos y hasta el momento, con un Coordinador Académico que se encarga de darle impulso, relevancia y prioridad a lo técnico pedagógico; es decir, a la mejora de la enseñanza y del aprendizaje del alumnado. Se puede decir que el Coordinador Académico, en el estricto sentido de la palabra, está destinado a lo fundamental de la educación; paradójicamente, las autoridades están intentando desaparecer este puesto y reubicar, en otras actividades, a los coordinadores, sin importar la parte académica de las escuelas y generando incertidumbres entre este personal. A estos docentes, por la intervención del sindicato, les han concedido un año de gracia; ¿para qué? Tal vez para que se resignen y vayan encontrando, por sí solos, algún otro acomodo. ¡Qué cosas!

Al inicio del ciclo escolar 2015_2016, fueron seleccionados, mediante examen de oposición, cerca de un centenar de docentes para prestar su servicio como Apoyo Técnico Pedagógico (ATP) en Español y Matemáticas. Por disposición legal, este año, 2017, los ATP fueron evaluados en su desempeño para otorgarles plazas definitivas; pero, curiosamente, las autoridades argumentan que el instrumento de evaluación tuvo inconsistencias y por tal motivo no tiene validez la evaluación; y al no tener validez no pueden asignarles plazas. De manera que los ATP seguirán laborando un año más en la incertidumbre y sin plazas. Al término de este período nuevamente serán evaluados. ¡Qué manera de jugar con los docentes y con la educación! Por otra parte, importa destacar que las autoridades no han sabido aprovechar, en el mejoramiento de la educación, la preparación  profesional  de estos  Apoyos Pedagógicos; porque la Subdirección de los Servicios de Asistencia Técnica a las Escuelas (SATE), de donde dependen los ATP, no ha sabido diseñar ni operar un plan de mejora educativa; razón por la que los docentes, de referencia, hacen aisladamente lo que pueden y lo que quieren.

Es bueno recordar que existen lineamientos o reglas operativas al respecto, diseñados a nivel central, que si se aplicarán con interés y responsabilidad, se aprovecharían los servicios de los Apoyos Pedagógicos y de los Coordinadores Académicos, mejorando la educación de los estudiantes; que, finalmente, es el gran propósito de toda administración. Adicionalmente, sabiendo aprovechar, de manera eficaz, los servicios necesarios de los docentes de inglés y de los apoyos académicos citados, a éstos se les da certeza laboral; convirtiéndolos en los mejores aliados de la Reforma Educativa. La solución está en la gestión de cada responsable de la administración; para ello, habría que dejar, por unos días, el sillón y el cubículo para dedicarse a lo fundamental en el terreno de los hechos educativos.

 

¡Participa con tu opinión!