Sergio Cuevas Ávila
El Heraldo

Preocupan a los trabajadores del sector automotriz las nuevas condiciones que se pactaron en el USMCA, las cuales son muy diferentes al actual TLCAN y hasta adversas para México, consideró el secretario general del Sindicato de la Industria Automotriz y Metalmecánica, Rogelio Padilla de León.
En ese sentido, consideró que al país le convenía más como está funcionando el actual TLC, sin embargo, habrá que entender las nuevas reglas e involucrarse en las mismas.
Apuntó que un tema fuerte que les preocupa es el de los salarios, donde el pago de 16 dólares la hora en el sector automotriz sigue firme en el USMCA y se va aplicar paulatinamente, primero a un 30% con las personas que participen en la fabricación del automóvil. “Esa parte, de acuerdo a la información que tenemos será aplicable para el 2020 y paulatinamente debe ir subiendo y se está programando que para el 2023 sea del 40%”.
En dicho punto, externó sus dudas de cómo se va a hacer para que los trabajadores ganen más, toda vez que las empresas buscan establecerse en México por el tema de los bajos salarios. Por lo que su temor, a título personal, es que en determinado momento ello vaya a provocar que se pierdan empleos en el país.
“Aquí observamos que la política de Donald Trump es la de ir llevándose los empleos para Estados Unidos, esa es una realidad, es lo que él está buscando, porque de hecho en gran parte de lo que se está negociando en el USMCA, se está imponiendo una condición que él estableció y en esa parte yo sí tengo mis reservas de que se tenga que pagar de esa forma”.
Por lo anterior, dijo que las empresas del sector con las que su Sindicato tiene relación, están preocupadas y estudian con mucha profundidad los acuerdos, ya que ello será determinante para que las inversiones sigan fluyendo en México, por lo cual consideró que el USMCA debe ser visto con optimismo y hacer lo que esté de parte de los trabajadores mexicanos para conservar los empleos y enfrentarlo como un área de oportunidad.