Oscar Uscanga y Jorge Escalante
Agencia Reforma

GUANAJUATO, Guanajuato.-La guerra entre los cárteles de Santa Rosa de Lima y Jalisco Nueva Generación, que en promedio cobra la vida de 14 personas al día, ha trastocado la vida de los guanajuatenses, que ahora improvisan estrategias para autoprotegerse.
Grupos de WhatsApp, patrullajes ciudadanos, cierre de calles, contratación particular de vigilancia, restricción de horarios para salir y hasta modificación de vestimenta para aparentar no poseer bienes, son parte de las medidas en los municipios de Salamanca, Irapuato y León, de los más azotados por el crimen.
«La Policía en León no es suficiente, por eso los vecinos nos organizamos y aportamos 250 pesos mensuales para la vigilancia privada y para una reja en el acceso principal a nuestra calle», señaló Damaso Medina, tesorero de un comité de colonos, donde además crearon un chat para alertarse de amenazas.
En 2019 se abrieron en el estado 2 mil 775 carpetas de investigación por asesinatos violentos, de ellos 455 ocurrieron en León, 359 en Irapuato y 296 en Salamanca.
Alberto Ruenes, líder de la Coparmex en León, expuso que para el sector se hizo obligatoria una inversión adicional en equipo y personal de seguridad.
«Y ni pensar viajar al sur de Guanajuato. A San Miguel de Allende ni ir muy temprano, ni muy tarde, y sobre todo evitar Celaya, los Apaseos, ahí tengo negocios y prefiero aprovechar la tecnología para no pararme por allá», contó.
El consultor de seguridad, David Saucedo, advirtió que la criminalidad no sólo afecta a sicarios de los cárteles, pues desde 2015 los ataques ocurren en espacios públicos y a cualquier hora.