En una jornada bastante activa en la duela del Hernández Girón, cinco partidos de la Liga Mayor dominical de baloncesto tuvieron actividad en esta cancha de Santa Anita, y como último juego del día, el cuadro de Stinks buscaba obtener un triunfo que le diera la oportunidad de entrar a los mejores ocho de la tabla, aprovechando que enfrentaría a un equipo que pelea las últimas posiciones.
Aproximadamente a las 13:20 de la tarde, el último partido de la Liga Mayor se disputaría en el Hernández Girón; previo a este encuentro, los equipos que ganaron sus respectivos duelos en esta misma categoría fueron Carroceros, Ampen Sport, y dos victorias para Zanahorias.
El equipo de Stinks llegó a este encuentro como noveno de la tabla con una marca pareja de 2 triunfos y 2 derrotas, por lo que necesitaban poner su marca a su favor para así ingresar a los mejores ocho de la tabla.
Mientras tanto, Dragones se ubica en la penúltima posición de la tabla, al no haber ganado un partido en los cinco encuentros disputados de este nuevo torneo, por lo que ya peligran en ser uno de los equipos que podría descender esta temporada.
En el primer cuarto, la ventaja de Stinks ya se hacía presente, teniendo una diferencia de 6 puntos que los encaminaba hacia la victoria; y más aún al término de la primera mitad cuando la diferencia subió de 6 a 19 puntos.
Ya con el control del partido, los Dragones trataron de sumar de a tres en cada ofensiva que tenían, pero a pesar de hacer efectivos sus tiros, su defensa seguía padeciendo muchos errores por lo que la ventaja aumentaba cada vez más.
Con una diferencia de hasta 27 unidades antes del último cuarto, ambos equipos aceptaron el resultado y se dedicaron a hacer puntos con pases largos, haciendo una lluvia de canastas para así finalizar con un marcador de 96-68 a favor de Stinks.