Por FRANCISCO VARGAS M.

En lo que fue la décima Corrida de la Temporada Grande 2018-2019 de la Plaza México, se vivió las dos caras de la fiesta brava; por un lado, el triunfo de Ernesto Javier “Calita”, quien cortó un total de dos orejas, una de su primero y otra en el de regalo; el drama al resultar herido Fabián Barba, quien sufrió dos cornadas en el toro de regalo, cortando una oreja en su primero. Por su parte, Diego Sánchez no tuvo suerte por no tener materia prima para alcanzar el triunfo que esperaba.
Con floja entrada y clima agradable, se lidiaron siete toros de la ganadería de Rancho Seco, de buena presencia que cumplieron en caballos, varios con sangre española Santa Coloma. Primero, noble y con clase; segundo, manejable; tercero, difícil de embestidas rebrincadas; cuarto, complicado y corto; quinto, áspero; sexto, soso y deslucido; y uno de regalo que hizo octavo, con poca fuerza. Así mismo se jugó uno de Monte Caldera, también de regalo, saliendo en séptimo lugar, descoordinado.

FABIÁN BARBA (Azul Marino y Oro)
Se enfrentó en primer término a “Ochentón”, el cual al momento de salir a la arena, saltó al callejón de manera espectacular, estando a punto de irse hasta las barreras recordando a “Pajarito” de Cuatro Caminos. Pasado este momento de susto, Fabián lanceó abriendo compás. Por su parte Gustavo Campos, Diego Bricio y Rafael Romero se desmonteraron por estar efectivos en el segundo tercio. Por bajo inicio su interesante faena misma que fue inteligente y entendida, logrando sus mejores momentos por el izquierdo donde se gustó en cada natural ante un astado noble y bravo logrando naturales suaves sin exigencias. Al momento de ir por uvas fue empitonado, sufriendo un fuerte golpe en la parte interna en la pierna, haciendo efecto el acero teniendo petición de oreja, misma que le fue concedida.
Una vez que vino la emotiva despedida de Ricardo Morales “El Güero de la Capilla”, tras 38 años como picador de toros profesional, quien dio la vuelta del adiós entre las notas de “Las Golondrinas”, acompañado de sus hijos Omar, Érick, Jorge, César y su nieto, Daniel; el matador acalitano se enfrentó a su segundo de nombre “Pastorcito”, con el que no se acomodó del todo en su recibo con capa. Poco pudo hacer de lucimiento Fabián con un toro complicado y corto que volvía en un palmo, y no ofreció embestidas francas, estando con actitud en todo momento sin escaparse de un susto cuando le apuntó el pitón izquierdo en la pierna de ese lado, rompiéndole el punto de la taleguilla, tomando partido por el toro de manera incomprensible algunos aficionados. Estocada casi entera en buen sitio entregándose en la suerte escuchando un aviso terminando al primer golpe de descabello para palmas.
Con el de regalo “Mitotero”, de Monte Caldera, se fue a los medios para recibirlo rodillas en tierra con una larga, siguiendo de hinojos siendo levantado del suelo después de dar la segunda larga cambiada sufriendo dos cornadas, una en el glúteo izquierdo y otra en el escroto por lo que fue llevado a la enfermería de la cual ya no salió; siendo pasaportado el toro por “Calita” segundo espada del cartel.

ERNESTO JAVIER “CALITA” (Grana y Oro)
A “Epifanio”, lo recibió con una larga cambiada cerrada a tablas y lances a pies juntos rematando con pinturería. En lo que toca con muleta, realizó una labor donde mostró mente clara ante un toro no sobrado de fuerza, logrando pases con empaque templados con largueza, estando muy por encima del astado de embestidas nada cómodas. Concluyó con labor de aliño, dejando una estocada un tanto defectuosa teniendo solicitud de oreja por parte del público, la cual le fue otorgada.
El quinto de la tarde “Gaspar”, fue recibido con verónicas de manera armoniosa rubricando con torera media y otro remate soltando una punta del capote. Realizado su brindis a José Luis Alatorre, inició de manera interesante su quehacer con muleta, destacando un sabroso trincherazo. Con un toro que ofreció complicaciones y cierta aspereza, a pesar de no tener buena materia, apretó al toro sacando pases muy meritorios mostrando oficio, llevando en todo momento el astado la cara a media altura, cerrando con pases cambiados por delante hacia las tablas. Muletazos por alto ayudado señalando un pinchazo dejando en el segundo viaje una estocada entera que no surtió efectos, recibiendo dos avisos desde las alturas, terminando al octavo golpe de descabello para retirarse ente división.
Ante “Mitotero”, que regaló Barba y quien resulto herido, llegó descoordinado al último tercio al rematar con fuerza en uno de los burladeros, por lo que abrevió. Pinchazo y media perpendicular contraria para palmas.
Con el que regaló y a la vez cierra plaza “Melchor”, lo bregó de buena manera; mientras que con sarga, hecho su brindis al matador Fabián Barba a través de los micrófonos, deseándole pronta recuperación, “Calita” estuvo esforzado con gran entrega y disposición ante un toro que le costaba embestir, logrando buenos derechazos que calaron en el tendido, como sus adornos así también las dosantinas que intercaló. Estocada en buen sitio, siendo premiado con una oreja.

DIEGO SÁNCHEZ (Azul Celeste y Azabache)
“Baltazar” primero de su lote fue un tanto incomodo por lo que abrevió con capa. Interesante fue el inicio muleteril del joven aquicalidense al torear con pases de la firma y pecho. Con un toro que continuó embistiendo de manera incómoda y rebrincada le robó pases aislados llenos de firmeza y entrega, misma que careció el burel ante unas ligeras protestas del público. De estocada tendida y poco caída concluyó para recibir leves palmas.
Con “Rey Mago”, se recreó al torear a la verónica abrochando con remate pinturero. Ante otro toro que tampoco se entregó, además de ser soso y deslucido, Diego estuvo con enorme voluntad sacando pases templados por ambos lados que le fueron coreados. Acortó las distancias sacando uno a uno derechazos llevando la muleta atrasada. Medio acero trasero y caído, un aviso y dos golpes de descabello para leves palmas de aliento.