Karla Omaña
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de que esta administración aseguró que no importaría más petróleo, en julio pasado se compraron 533 mil barriles de crudo ligero de Estados Unidos, según la Administración de Información Energética de EU (EIA, por sus siglas en inglés).
La compra de julio es la segunda más grande en volumen después de la realizada el año pasado. En octubre se importaron 350 mil barriles y en noviembre, 701 mil barriles.
«México no tiene contemplado importar más crudo ligero», dijo Rocío Nahle durante una comparecencia en la Cámara de Diputados en enero pasado.
Rodrigo Favela, socio de HCX y especialista en refinación, aseguró que esta importación pudo deberse a una caída en la producción de petróleo ligero que se utiliza para mezclar con Maya (pesado) y enviarlo a refinerías.
En julio, la producción de Pemex de crudo ligero fue de 483 mil barriles diarios, 12 por ciento menos respecto al mismo mes de 2018.
Previo al cambio de Gobierno, el ahora director de Pemex, Octavio Romero, aseguró que la empresa realizó importaciones de crudo como una situación excepcional, pero la estadística de la EIA muestra que desde 1996 se vienen dando estas compras.
REFORMA consultó a Pemex la razón por la cual se decidió importar crudo, pero no obtuvo respuesta hasta el cierre de esta edición.