Tras la orden de la Suprema Corte de Justicia, el IMSS creará un programa piloto para la afiliación de empleadas domésticas; no hay reparo en acatar tal disposición, por lo que se abren las puertas al régimen obligatorio de protección del Seguro Social.
El delegado estatal, Diego Martínez Parra, señaló que han recibido indicaciones precisas en tal sentido, de parte del director general, Germán Martínez Cázares.
Recordó que la Corte declaró inconstitucional que las trabajadoras domésticas no tengan derecho a la seguridad social, por lo que los estados se preparan para asumir tal responsabilidad.
“Ya se ordenó al área de Afiliación, que desarrolle un programa que permita responder a las instrucciones recibidas, en los plazos establecidos por la misma (primer semestre del 2019), y en tanto se desarrolla se debe respetar la ley vigente”.
En su momento, las trabajadoras o empleadas domésticas, en su mayoría mujeres, deberán ingresar al régimen obligatorio de protección del Seguro Social.
Una vez que se fijen los plazos, se procederá en consecuencia; dejó en claro que el SS abrirá sus puertas a toda la población sin distinciones y en su caso, los patrones deben asumir su responsabilidad.
Si bien la Corte expuso que no existe ninguna razón constitucionalmente válida por la cual la Ley Federal del Trabajo y la Ley del IMSS excluyan el trabajo doméstico del régimen obligatorio de seguridad social, primeramente deben establecerse las acciones a seguir.
“Las trabajadoras y trabajadores del ramo también tienen derecho a jubilarse; además del salario, los patrones deben pagar el aguinaldo, vacaciones, prima vacacional, horas extra, entre otras prestaciones básicas”.
Reiteró que tienen de plazo el primer semestre del 2019, para que el IMSS diseñe y ejecute un régimen especial de seguridad social para las trabajadoras domésticas con facilidades administrativas para que los patrones puedan cumplir con sus obligaciones, en el entendido de que el Congreso de la Unión tendrá un plazo máximo de 18 meses a partir de la implementación del programa piloto, para reformar las leyes necesarias e incorporarlo de manera formal en el sistema de seguridad social.
Ello quiere decir que en el 2020, será obligatorio afiliar al personal doméstico.