Mariana Morales
Agencia Reforma

SUCHIATE, Chiapas.- Elementos de la Marina implementaron ayer un operativo de revisión en los márgenes del río Suchiate a fin de detener el flujo migratorio y frenar el paso de mercancía irregular, que por años ha tenido lugar en el cauce.
Los marinos, quienes no portaban la insignia de la Guardia Nacional pero aseguraron pertenecer a esa corporación, solicitaron sus identificaciones a las personas que atravesaron el afluente y llegaron a territorio mexicano.
Esta es la segunda vez que vigilan los cruces en el río y piden a los centroamericanos documentación que acredite su ingreso al País; sin embargo, es la primera ocasión en que detienen el paso de la mercancía que no paga impuestos.
En octubre pasado, tras el paso de la Caravana Migrante, elementos del Ejército y de la Marina también ingresaron a la zona, e incluso hubo quienes entraron al agua, que hoy se mantiene en un nivel bajo, para detener a los migrantes.
Durante la inspección de ayer, los efectivos anotaron los nombres de todas las personas, inclusive de las que buscaban llevar mercancía rumbo a Guatemala, y pedían a los migrantes sin documentos que regresaran a su país.
Algunos tomaban la misma balsa de regreso a Guatemala, pero otros sólo se quedaban en los límites a la espera de que los marinos se descuidaran para poder correr y burlar este cerco.
De acuerdo con los balseros, que prestan sus servicios en la frontera sur, es normal que los militares realicen rondines por los márgenes, pero no que pidan identificación a quien busca cruzar el Suchiate.
En entrevista, se dijeron molestos y preocupados por el operativo, pues debido a estas nuevas medidas de seguridad podrían quedarse sin clientes, a quienes cobran regularmente 25 pesos.
Según constató este diario, los elementos se retiraron del lugar pasado el mediodía y no indicaron si volverán este lunes con algún horario fijo.
«Somos pobres ahora que vamos a hacer si los marinos regresan el lunes, el 80 por ciento de nosotros somos de Guatemala y el resto de México, aún así esta es nuestra única fuente de trabajo», dijo uno de los balseros quien prefirió no revelar su nombre.
Por su parte, algunos de los habitantes de este lugar revelaron que el paso migrante continúa pero otras vías y destacaron que una de las opciones consiste en rodear el único reten migratorio de la vía Suchiate-Tapachula.
En tanto, en la ciudad de Tapachula, en el parque central, desde el pasado viernes se implementó vigilancia de efectivos de la Policía Federal, de la Marina y el Ejército.
Mientras que desde el sábado, elementos con la insignia de la Guardia Nacional y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) realizaron recorridos por la carretera que lleva a Comitán, La Trinitaria y Frontera Comalapa.