Tras el periodo de renovación de las mesas directivas de padres de familia para el ciclo 2018-2019, la presidenta de la AEPF, María Élida Gutiérrez Padilla reveló tres nuevos casos en luz roja por una presumible desviación de recursos que asciende a la cantidad de 800 mil pesos, más otros cuatro casos de “mamás chapulines” que brincan de una a otra escuela.

La presidenta de la Asociación Estatal de Padres de Familia señaló que el caso más delicado se relaciona en este momento con una escuela secundaria ubicada en San Cayetano, donde se observa un gasto no comprobado por la cantidad de 450 mil pesos que se destinó para supuestamente bajar un crédito o recursos para un proyecto de 5 millones de pesos.

Aseveró que en este asunto continúa recolectándose la documentación respectiva para determinar las acciones a seguir y no se descarta hasta una denuncia de carácter penal, Además de la exigencia de la reintegración de los recursos de los padres de familia hacia la mesa directiva de ese plantel educativo.

En entrevista con El Heraldo, la presidenta de la AEPF señaló que los padres de familia entregaron 600 mil pesos para supuestamente acceder a los recursos por 5 mdp, todavía este monto no se encuentra en poder de la mesa directiva, y el desfalco podría ser importante porque de esos seiscientos mil pesos, 450 mil salieron de aportaciones de los papás.

Otro caso de desfalcos fue en una escuela del oriente por la cantidad de 218 mil pesos, que con la llegada de la nueva mesa directiva de padres de familia se ha logrado la reintegración de los recursos, de lo contrario hubieran sido denunciados penalmente.

El tercer gasto no comprobado se detectó en una escuela en Rincón de Romos y se trabaja para lograr una recuperación rápida de esos dineros que les pertenecen a las escuelas, para realizar obras de mejora y mantenimiento, a favor de los estudiantes que ahí acuden.

Con respecto a las –mamás chapulines–, dijo que la Asociación Estatal de Padres de Familia mantiene varias demandas ejecutivas mercantiles para aquellas madres de familia que incurrieron en desvíos de recursos y que, para seguir cometiendo sus fechorías, se cambian de vivienda para meter en otras escuelas a sus hijos.

Finalmente, la petición de la AEPF a todos los papás es su colaboración para que las mesas directivas funcionen y, aquellos que se llevaron dinero que lo reintegren, para que las escuelas puedan seguir funcionando con mayor estándares de calidad a favor de la comunidad escolar.