Dalila Sarabia
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Vehículos sumergidos casi en su totalidad en la Carretera Picacho-Ajusco y agua encharcada en los pasillos de Perisur y en CU fueron algunos de los estragos de la tromba con granizo de ayer.
La lluvia más copiosa cayó alrededor de las 17:00 horas durante más de 20 minutos en Tlalpan, Coyoacán e Iztapalapa y se reavivó después de las 22:00 horas.
“No pudimos salir de ahí como por 40 minutos”, narró Mariana Martínez, estudiante de la UNAM, “compramos bolsas del plástico en la cafetería y nos las amarramos en los pies para poder salir”.
Por la acumulación de granizo, que también afectó Azcapotzalco e Iztapalapa, se presentó un encharcamiento de 120 metros lineales por 40 centímetros de tirante e inundación de varias casas en Pedregal de Santo Domingo, en Coyoacán.
El Gobierno de la CDMX reportó tras las primeras horas de la tormenta 31 inundaciones en vías primarias y vialidades secundarias, así como 28 puntos de encharcamiento, la caída de 4 árboles e inundaciones en viviendas de al menos 10 colonias.