El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) identificó dos focos de influenza aviar AH7N3 en dos predios ubicados en Querétaro y Guanajuato.

En un reporte ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en francés), informó que ambos sitios fueron despoblados y no implican un riesgo para la producción avícola nacional.

“El virus no se identificó en granjas comerciales, por lo que no existe riesgo para la producción avícola nacional que, con más de 200 millones de aves de postura y 300 millones de pollos de engorda por ciclo, genera anualmente más de seis millones de toneladas de productos avícolas”, destacó.

Un foco de infección fue hallado en un predio de San Felipe, Guanajuato, donde había mil 900 aves, incluyendo mil 400 de la raza Rhode Island y 500 gallinas de término de ciclo de postura.

“Se presume que (las gallinas) provienen de granjas comerciales de la zona de los Altos de Jalisco, en donde aún existe circulación del virus y que mediante movilización irregular fueron distribuidas por intermediarios”, indicó el Senasica.

En un predio de traspatio en la comunidad de Portezuelos, Cadereyta de Montes, Querétaro, se encontró una gallina infectada, por lo que la población total de 26 fue eliminada.

El organismo precisó que, tras realizar pruebas de laboratorio en las granjas a 10 kilómetros a la redonda de los focos de infección, no se descubrió presencia del virus.

La influenza aviar AH7N3 es un boris de alta patogenicidad que en 2012 provocó el sacrificio de 24 millones de aves en Jalisco.