Mediante una prueba de ADN y diversos estudios de Medicina Forense y Criminalística, la FGE a través de la Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas, logró identificar los restos humanos que fueron encontrados en las inmediaciones del poblado Los Parga, en el municipio de Aguascalientes.
Fue mediante el Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense, que se logró la identificación de un hombre que sufrió una muerte violenta y cuyo cadáver que ya estaba siendo comido por los animales, fue localizado el día 12 de marzo del año 2019, en una zona en despoblado, a poca distancia de la presa “Los Parga”.
La víctima fue identificada como José Juan, de 42 años y contaba con antecedentes penales. Incluso, en el año 2015 fue detenido tras haber intentado asesinar a su propia mamá, provocándole una herida en el cuello con un cuchillo.
Fue el pasado 8 de octubre del año 2018, cuando una mujer de nombre Alicia, de 65 años, denunció ante la Fiscalía General del Estado la desaparición de su hijo José Juan, a quien no veía desde meses atrás.
Agregó que ella vivía con su hijo en el Ejido Las Cumbres, pero debido a las constantes agresiones que sufría a manos de su vástago decidió abandonarlo. Incluso, en el año 2015, al encontrarse drogado, la atacó con un cuchillo y la lesionó en el cuello, por lo que fue internada en el Hospital Hidalgo.
Por su parte, José Juan fue detenido por policías preventivos de Aguascalientes y desde entonces la mujer ya no volvió a saber nada de él. Sin embargo, meses después decidió ir a buscarlo, pero ya no lo localizó.
Cuando agentes de la Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas iniciaron las investigaciones y tras realizar el cruce de información con diversas dependencias policiacas, así como corroborar datos con otras áreas de la propia Fiscalía General del Estado, se encontraron indicios que hacían presumir que un cadáver que estaba en el Servicio Médico Forense en calidad de desconocido, podría tratarse de José Juan.
Se trataba de una osamenta humana que había sido localizada el 12 de marzo del 2019 en el poblado de Los Parga. Fue mediante estudios de antropología forense, criminalística de campo, video, fotografía forense, medicina forense, genética forense y odontología forense que se logró establecer que efectivamente se trataba de la misma persona, por lo que se procedió a la notificación a sus familiares para proceder con la entrega del cuerpo.