La Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas de la FGE, en coordinación con la Policía Ministerial del Estado y la Dirección de Investigación Pericial, logró identificar plenamente el cadáver de una persona que se encontraba depositado en el Servicio Médico Forense desde el mes de julio del año 2018, tras haber fallecido en un accidente vial.
Se trata de un joven que fue identificado por sus familiares como Horacio Holegario, de 25 años.
Fue el pasado 15 de noviembre cuando una mujer de nombre Imelda Ruth, acudió a la Fiscalía General del Estado a fin de denunciar la desaparición de su hermano, a quien ya tenía más de un año de no saber de su paradero.
La mujer refirió que no podía precisar exactamente el tiempo en que había dejado de ver a su familiar, pero señaló que temía que algo malo le hubiera pasado, ya que la última vez que lo vio con vida lo notó muy triste por la pérdida de su papá, además de referir que tenía problemas con las bebidas alcohólicas.
Al momento que la mujer proporcionó a la Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas de la FGE una fotografía de su hermano, se iniciaron las investigaciones en coordinación con agentes de la Policía Ministerial del Estado y la Dirección de Investigación Pericial.
Fue mediante el trabajo multidisciplinario de gabinete y de campo, como finalmente se logró establecer que uno de los cuerpos sin vida que permanecía depositado en el Servicio Médico Forense en calidad de desconocido, era el de Horacio Holegario, quien falleció el 1 de julio del año 2018, tras sufrir un atropello en el Blvd. Guadalupano.
Cabe destacar que el cuerpo fue parcialmente identificado por sus familiares mediante algunos tatuajes, aunque tras aplicarse los protocolos de Tratamiento e Identificación Forense, así como el estudio de ADN, se confirmó que se trataba de la misma persona.
Una vez que se notificó a los familiares sobre los resultados de los estudios de genética forense, se procedió con la entrega del cuerpo.