Marruecos le vendió caro el empate a la selección de España. Para cerrar la jornada mundialista y la actividad del Grupo B, marroquíes y españoles se midieron en partido reñido, caliente, peleado, que tuvo por momentos una intensidad impresionante. A pesar de que Marruecos llegó eliminado al partido por haber perdido los dos primeros encuentros del Mundial, salieron con todo en busca de no irse en blanco de Rusia 2018. Del lado de los españoles buscaban sumar los tres puntos para conseguir el liderato del grupo y avanzar por encima de Portugal, la selección española además buscaba lograr un mejor juego ya que no había dejado las mejores sensaciones posibles en sus dos primeros partidos.
Como es costumbre, España consiguió rápidamente el control de la pelota. El juego español se basa en la posesión de balón, rápidamente buscaron hacer valer esta condición quitándole la pelota a los marroquíes que marcaban intensamente a los españoles incluso con faltas continuas. España no encontraba la manera de perforar a la bien ordenada defensa de Marruecos que no daba ningún tipo de ventajas. Al minuto 13 de acción cuando España trataba de atacar, una confusión entre Iniesta y Sergio Ramos se le dio el balón a Khalid Boutaib que se enfiló desde el círculo central, solo ante De Gea, para definir con pierna zurda por debajo de las piernas del arquero español abriendo el marcador para Marruecos, en una jugada desafortunada para los españoles que se veían sorprendidos por los africanos.
El gusto les duró poco a los marroquíes ya que una triangulación entre Isco, Costa e Iniesta dejó al manchego solo por la derecha del área, llegando a línea de fondo para meter un pase exquisito a Isco que tras un quiebre dejó en el suelo al arquero Munir para definir con potencia arriba de la portería y empatar el encuentro en un gol con el sello del juego español, en una jugada colectiva deliciosa con un futbol total. Con el empate, nuevamente el partido se encerró, Marruecos regresó a cuidar el empate y cerrar filas defendiéndose con todas sus armas, España por más que intentaba no lograba perforar la defensa.
En el complemento, los españoles intentaron ir hacia delante para irse al frente en el marcador, sin embargo, fueron los marroquíes quienes tuvieron la oportunidad más clara al 55′ cuando desde la punta derecha del área Amrabat mandó un tiro potente de tres dedos que hizo una comba impresionante para impactarse en el travesaño del arco español, De Gea se quedó completamente helado ante el impresionante tiro de Amrabat que quedó en un susto para España. Al 61′ Isco remató de cabeza, el remate iba a gol, pero Saiss sacó la pelota en la línea. Al 81′ desde la esquina derecha se cobró un corner, En-Nesyri le ganó a Ramos en el salto para meter cabezazo al ángulo y poner 2-1 el encuentro a favor de Marruecos.
En los últimos instantes España se lanzó con todo al ataque, en un tiro de esquina desde la izquierda, madrugaron a Marruecos y Daniel Carvajal mandó centro para que Iago Aspas rematara de taquito para hacer un auténtico golazo al 91′. Se anuló el gol por supuesto offside, el VAR ayudó para validar el gol que significó el empate para los españoles. Con el empate de Portugal, España terminó como líder del grupo y enfrentará a Rusia en octavos de final.