Antonio Nieto
Agencia Reforma

CIUDADE DE MÉXICO.- Los peritajes en el Colegio Rébsamen terminaron por hundir a su directora y dueña –actualmente prófuga–, Mónica García Villegas.
De acuerdo con los dictámenes, anexados a la carpeta de investigación TLP-2/UI-3C/D/1695/09-2017, la construcción fuera de norma en el cuarto nivel de uno de los edificios propició que, con el sismo del 19 de septiembre, el derrumbe tuviera consecuencias más graves.
En ese cuarto nivel fue construido en 2016 un departamento cuyo piso era de porcelanato, material difícil de malear y que necesita de una buena estructura para ser soportado.
Según los peritajes, ordenados por la Procuraduría de Justicia de la CDMX, el piso tenía un peso de casi una tonelada.
Esto provocó que, al momento del colapso, los pilares no se fracturaran sino que cayeran. Además, el sentido del derrumbe fue hacia un lado, pues había rastros del porcelanato hasta el edificio que quedó en pie.
En el colapso del edificio fallecieron 19 niños y 7 adultos.
Según los estudios en arquitectura, la estructura del colegio carecía de continuidad. Esto implica que los soportes que unían el segundo, tercer y cuarto nivel no se correspondían adecuadamente.
De igual manera se hallaron elementos de granito, como una barra de cocina. Todo esto debilitó la estructura del colegio.
La responsabilidad de esas obras fuera de norma recayó sobre García Villegas, quien heredó el predio cuya edificación data de 1983.
Después de que los dictámenes fueran presentados ante un Juez de Control, éste obsequió una orden de aprehensión contra Miss Mónica, por homicidio culposo.