El séptimo de los sacramentos fue otorgado a Hugo Enrique Lamas García y Alexa María de Alba Ramírez.
La ceremonia fue enmarcada por la capilla San Peregrino Laziosi donde los contrayentes compartieron inolvidables momentos con sus respectivos familiares y amigos, quienes fungieron como testigos del amor que profesó la pareja.
El momento más emotivo fue cuando intercambiaron promesas de amor, respeto y fidelidad, además de prometer que recibirán con alegría los hijos que Dios les mande como fruto de un amor verdadero.
Al final, el ministro de la Iglesia otorgó la bendición a los nuevos esposos, no sin antes invitarlos a permanecer unidos hasta que la muerte los separe.