Houston muestra todo su poder

El día de ayer, los Rockets de Houston, el mejor equipo de la temporada regular, lograron dar el golpe de autoridad necesario para casi sentenciar la serie contra los Timberwolves de Minnesota, y con un resultado final de 100-119, los texanos llegaron a poner la eliminatoria 3-1 y jugarán el pase por la semifinal el día de mañana en Houston.
Tras un partido bastante ameno para los Rockets, James Harden y compañía consiguieron el objetivo de ganar uno de sus partidos en Minnesota para poder celebrar el pase a la siguiente ronda en el Toyota Center, y es que después de ir bastante parejos en los primeros dos cuartos, el tercer periodo fue en el que Rockets humillaron de fea manera a los locales.
Con un primer cuarto de 21-21 y una primera mitad con un marcador de 49-50 a favor de Houston, todo indicaba que los Timberwolves volverían a aullar tal y como lo hicieron en el tercer juego en donde aprovecharon la localía y vencieron a los texanos. Sin embargo, con una lluvia de puntos por parte de Harden, Paul y Gordon, los Rockets hicieron 50 puntos en el tercer periodo, estando 31 puntos arriba a falta de un cuarto.
Ya en el último periodo, los de Houston se relajaron un poco ya con la victoria asegurada y sólo vieron cómo los de Minnesota se acercaron en el marcador hasta 32 puntos, pero les fue insuficiente debido a que al final la diferencia fue de 19 arriba para los de Houston.
Clint Capela logró un doble doble con más rebotes que puntos, siendo un total de 17 y 14 respectivamente, mientras que el máximo anotador del partido fue, como es usual, James Harden con 36 unidades.