Enmarcado por el año del envío, ayer jueves se llevó a cabo la celebración solemne del Corpus Christi 2018 (Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo), que se celebra después de la Pascua del Señor.
La Plaza de la Patria fue el escenario donde Monseñor Don José María de la Torre Martín, como máximo jerarca católico de la Diócesis de Aguascalientes, presidió la santa misa, acompañado por un gran número de presbíteros para concelebrar la solemnidad.
Durante la Eucaristía, participaron también cientos de fieles que, desde temprana hora, acudieron a la explanada a ocupar los lugares asignados y ser partícipes principales de esta fiesta católica, además de la presencia del Seminario Diocesano y de las diferentes Pastorales y comunidades de Religiosas.
Durante su homilía, Monseñor de la Torre Martín destacó que la Fiesta de Corpus Christi, que se celebra desde hace ya varios siglos, es rendirle culto a la presencia real y viva de Jesucristo en la Sagrada Eucaristía, es el misterio y el sacrificio de Cristo en el Sagrario.
Manifestó que el reto más importante de la eucaristía, es el encuentro mismo con Jesús y nuestra unión con Jesús es aún más intensa por medio de la eucaristía, participando con él directamente.
De la Torre Martín invitó como Pastor a su rebaño a tratar en esta fiesta de Corpus Christi a valorar a Jesús como ese alimento del alma que se nos ofrece con cada misa y a hacer el propósito de realizar una verdadera reconciliación con el Padre.
La ornamentada custodia que resguardó la hostia consagrada fue presentada a los católicos presentes para su adoración, mientras el siervo de Cristo, rendía las oraciones propias al Santísimo Sacramento.
La Sagrada Eucaristía fue llevada en procesión por los alrededores de la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, seguida de una gran cantidad de personas que marcharon en peregrinación.