Fidel Orantes 
Agencia Reforma

LONDRES, Inglaterra.-La mejor palabra que Gal Gadot tiene para describir 2017 es ¡maravilloso!
Por el lado personal, en marzo, la actriz se convirtió en madre por segunda ocasión de una niña a la que ella y su esposo, Yaron Versano, llamaron Maya.
Dos meses después, se estrenó Mujer Maravilla, película protagonizada por la israelí, cuya taquilla rebasó los 821 millones de dólares a nivel mundial.
Basada en la superheroína de DC Comics, se convirtió en la cinta más taquillera dirigida por una mujer (Patty Jenkins) y la colocó entre las 10 que más dinero recaudaron este año.
“Fue una locura porque, por un lado, cosas increíbles habían sucedido. Traje una nueva vida a este mundo, tuve otra niña. Fueron como dos alumbramientos y después me rompí la espalda (durante la promoción de Mujer Maravilla).
“Estoy muy agradecida y me siento tan afortunada por todo lo que pasó este año. Me siento mal por el 2018 porque éste ha sido fantástico”, compartió la modelo en entrevista.
Debido al éxito del filme y el impacto que tuvo el personaje, la Miss Israel 2004 admite que siente una responsabilidad mayor por ser un ejemplo a seguir.
No obstante, reconoce que tampoco es que sea una maravilla de mujer.
“No soy perfecta, todo el mundo que me conoce lo puede corroborar. Tampoco trato de serlo. Siempre intentamos ser la mejor mamá, hija, hijo, trabajador y que tu casa esté a la perfección. ¡No podemos hacerlo todo!
“Así que, incluso en mi caso, me siento bien cuando las cosas no son perfectas. Me concentro en el presente y en estar donde debo, dando el 100 por ciento y disfrutando el viaje. No podemos vivir pensando en estas expectativas tan locas”, dijo Gadot.
Aunque es difícil no considerarla una actriz profesional, al saber que parte de Liga de la Justicia, donde repitió el papel de la superheroína, la filmó estando embarazada.
“Habíamos empezado el rodaje como tres meses antes de que me embarazara, después me embaracé y rodamos todo en el set, con pantalla verde y luces muy brillantes, y de pronto yo era la que estaba verde, al notarme enferma, con grandes ojeras.
“Trataba arduamente de no vomitar. Fue intenso pero hice que todo funcionara. Me aseguré que todas las escenas donde tenía que hacer grandes esfuerzos fueran antes de mi embarazo. Y sí, fue todo un reto”.
No todo fue miel sobre hojuelas. La Mujer Maravilla fue nombrada como embajadora honoraria para el empoderamiento de las mujeres y niñas por las Naciones Unidas, pero la organización decidió terminar la campaña a dos meses de iniciarla por las críticas que recibió al considerar que el disfraz del personaje era demasiado sexy.
La actriz considera que resaltar los atributos físicos de la mujer no debería demeritar el mensaje que pretenden dar.
“Considerando todo lo que está pasando en Hollywood, leí algo que dijo Cate Blanchett: ‘todas las mujeres quieren lucir sexys, pero eso no quiere decir que quieran tener sexo contigo’.
“Así que me encanta que mostremos las piernas, mis hombros. El hecho de que esté destapada no la hace menos”, expresó la actriz, de 32 años.
Como cereza del pastel para su maravilloso año, Gal Gadot se alista para comenzar el rodaje de la secuela de Mujer Maravilla, que está prevista para estrenarse en noviembre de 2019.

ASÍ LO DIJO
“Todo sucedió al mismo tiempo, no podía ni siquiera digerirlo, era abrumador. En un año o dos voy a decir… bueno, ni siquiera sé lo que voy a sentir, pero todo ha sido grandioso”.
Gal Gadot, actriz.