Staff
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- Los mejores peloteros de las Grandes Ligas trasladaron el espectáculo del Derby de Jonrones al Juego de Estrellas y el resultado fue brillante.
Alex Bregman y George Springer, ambos de los campeones Astros, pegaron vuelacercas espalda con espalda en la décima entrada para que la Liga Americana venciera ayer 8-6 a la Nacional en el Nationals Park.
Tal y como sucedió el lunes en el Festival de Cuadrangulares, en el que se impuso un récord con 221 batazos de vuelta entera, la edición 89 del Clásico de Media Temporada, primero en la capital de Estados Unidos desde 1969, también implantó la marca de más bambinazos, con 10; la anterior era de 6.
La victoria no sólo significó el sexto triunfo al hilo para el joven circuito en el Juego de Estrellas, sino también inclinó la balanza a favor de esta Liga, con 44 triunfos, por 43 del viejo circuito.
Bregman se convirtió en el primer jugador de Houston en ganar el Jugador Más Valioso, y no sólo se llevó el Trofeo Ted Williams, sino un Camaro ZL1, mismo que, según él, se lo regalará a su mamá, quien brincó de la emoción en el diamante junto a su hijo.
“Han sido dos años increíbles para los Astros, es una bendición estar con estos grandes beisbolistas en el campo, con mis amigos y mi familia en las gradas. Es muy especial”, resaltó el tercera base, cuyo jonrón se lo pegó al pitcher Ross Stripling, de los Dodgers, equipo al que vencieron, gracias, en parte, a él en la última Serie Mundial.
Aaron Judge y Mike Trout iniciaron el show de fuegos artificiales para la Americana con cuadrangulares solitarios, antes de que Willson Contreras pusiera a la Nacional en el juego.
El duelo transcurrió 2-1 hasta el séptimo episodio, cuando Trevor Story empató la pizarra con otro bombazo; pero en el octavo, Jean Segura sacudió un batazo que superó la barda con dos a bordo que parecía sería el definitivo, antes de que llegara Scooter Gennett a igualar otra vez las acciones en el noveno con un jonrón de dos rayitas.
Sin embargo, en extra innings los Astros se alinearon y definieron el encuentro a favor de la Americana.