Hereda de Cantinflas el gusto por la actuación

CDMX.- La mejor herencia que Mario Moreno «Cantinflas» le dejó a su nieta, Valentina Moreno, fue la pasión por la actuación.
Así lo dejó en claro la actriz, quien la tarde del jueves estrenó una nueva temporada en Teatro en Corto Coyoacán, con la obra “Si Nos Organizamos Cogemos Todos”.
«Quiero darle a mi abuelo algo de lo que se pueda sentir orgulloso», declaró la joven en entrevista.
La chica, de 27 años, compartió que desde pequeña abrazó el gusto por la actuación y lo demostraba en cualquier evento familiar y social al que asistía.
«Desde el cunero supe que quería actuar, nunca fui a una escuela, pero con mi familia me gustaba hacer pastorelas en mi casa y hacíamos obras de teatro para Navidad.
«Recuerdo que mi hermano y yo le hacíamos castings a mis primos», compartió, entre risas.
Antes de su primera función, Moreno asistió el jueves a la Basílica de Guadalupe con su familia para conmemorar 24 años del fallecimiento del «Mimo de México».
«Me gusta que la gente lo sigue recordando. Como cada año, fuimos a la Basílica de Guadalupe, y la verdad me encanta porque llega gente vestida como él.
«Es muy bonito ver que las personas lo quieren. Ahora los jóvenes también lo siguen conociendo y sigue trascendiendo su legado».
Y aunque era muy pequeña cuando su abuelo murió, la actriz dijo que conserva muy buenos recuerdos de él, pues ambos tenían una relación muy cercana.
«¡Era un abuelo fenomenal! A veces le ayudaba a mi mamá a bañarnos, pero como no tenía mucha experiencia, eran resbalones en la tina y demás.
«Estaba muy chiquita, pero como yo era la consentida no me soltaba. Tengo muy buena memoria y me acuerdo de su casa, de su voz… hay cosas que siguen estando muy vivas». (Arturo Perea/Agencia Reforma)