Héctor Gutiérrez, Miguel Aguilar y Eduardo Neyra con ganando de Santa Inés

Por FRANCISCO VARGAS M.

La centenaria e histórica Plaza de Toros San Marcos, abre sus puertas para ser el magnífico escenario para la gran Novillada de Lujo de Calaveras, que forma parte de la edición XXV de la festividad de la misma, en la cual tomarán parte los jóvenes aguascalentenses Héctor Gutiérrez y Miguel Aguilar, completando el cartel el duranguense Eduardo Neyra; quienes harán el paseíllo en punto de las 17:00 horas para pasaportar un encierro de la ganadería también acalitana de Santa Inés.
Héctor Gutiérrez, quien ha tenido una Temporada 2019 triunfal en ruedos nacionales y europeos, regresa a su plaza con el firme objetivo de demostrar porque es de los novilleros punteros de nuestro país. Como siempre no se dejará ganar las palmas de sus alternantes y buscará una salida más en hombros del coso sanmarqueño.
Y si hablamos de triunfadores, otro de ellos es el también novillero aquicalidense Miguel Aguilar, quien hasta el momento es el máximo triunfador de la actual Temporada Chica de la Plaza México, con cinco orejas en tres tardes, y que al igual tuvo una temporada 2019 española exitosa. De tener buena materia logrará faenas con su sello que es el temple, largueza y profundidad.
Completa este gran cartel otro triunfador, el duranguense radicado en esta ciudad Eduardo Neyra, quien por méritos propios se ganó la inclusión en este gran cartel, por lo que también saldrá el ratificar sus triunfos en Tijuana, Arroyo, La Florecita y por supuesto la Plaza México.
Para esta gran tercia, qué mejor que novillos de la ganadería de Santa Inés, dehesa local que se ubica en Rancho Nuevo, divisa color azul marino, blanco y plata, propiedad de Israel Isaac García Zamarrita, quien ha enviado los siguientes astados:
El número 612, cárdeno claro bragado y caribello, cornivuelto, con 407 kilos; número 666, negro bragado y meano, delantero, con 431 kilos; número 662, cárdeno oscuro y bragado, delantero, con 446 kilos; número 608, negro entrepelado y bragado, delantero tocado del izquierdo, con 438 kilos; el número 656, negro bragado, delantero, con 459 kilos; y el número 606, negro bragado y listón, capacho, con 412 kilos. El peso promedio de estos novillos es de 432 kilos.
Con lo anterior, se encuentran todos los ingredientes para disfrutar de una gran tarde taurina, misma que servirá para confirmar una vez más que: “La grandeza del toreo es la bella creación del arte, en donde se pone en juego la existencia de la vida sobre la muerte”.