Froylan Escobar Lara
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-La magia de Disney invadió la capital mexicana este jueves con el espectáculo Disney On Ice: ¡Descubre la Magia!

Niños, jóvenes y adultos disfrutaron de los cuentos clásicos del mundo de Mickey Mouse mientras veían piruetas, coreografías y fuegos artificiales.

En punto de las 16:00 horas, las luces del Auditorio Nacional se apagaron, la pista de hielo se iluminó de colores y salieron Mickey Mouse, Donald, Goofy y Minnie, quienes fueron los encargados de llevar al público por una aventura sin igual iniciando en el castillo donde habita una bestia feroz que se enamoró de una princesa de nombre Bella.

Con el tema «Nuestro Huésped», el público se llenó de energía.

La historia continuó sobre una alfombra voladora, con Aladdin y Jasmin como protagonistas.

El vuelo por los cielos aterrizó en un cuarto de juguetes, dos vaqueros: Woody y Jessy, soldados verdes y un superhéroe espacial llamado Buzz Lightyear.

Uno de los números más aplaudidos fue el de Moana, en el que se interpretaron temas como «Cuán Lejos Voy», «De Nada», «Canto Ancestral» y «Quien Eres».

Los muertos, las flores de cempasúchil y los vestidos típicos mexicanos también estuvieron presentes, esto durante el espectáculo de Coco, en el que dos calacas gigantes robaron las miradas de los espectadores durante la canción «Un Poco Loco».

Y del inframundo se pasaron a la profundidad del océano con el cangrejo Sebastián para dar la bienvenida a una princesa pelirroja de nombre Ariel, La Sirenita.

El musical estuvo ambientado con burbujas y salpicones de agua, recibidos por la gente que se encontraba hasta enfrente de la pista.

En el mar todo se congeló, tanto que tuvieron que vender pedazos de hielo al ritmo de «Helado Corazón».

Entre tanto frío, el espectáculo encaminó su final.

Anna y Elsa patinaron por todo el recinto acompañadas de Kristoff y Olaf.

En una sola voz, los pequeños entonaron «Libre Soy» tema de la cinta Frozen, con el que cerraron con broche de oro.

Gracias a la ayuda de los espectadores, Tinker Bell pudo liberarse y unirse a la magna fiesta que preparó Disney en su cierre.