La inflamación de las encías o mejor conocida como periodontitis puede ser un factor que predispone a la diabetes o que incluso puede empeorar la situación de un paciente que ya padece de un descontrol de glucosa en la sangre, alertó la secretaria de Protocolos del Colegio de Cirujanos Dentistas de Aguascalientes, Ana Italia Marín Bosque.
En entrevista con El Heraldo, la especialista citó una reciente investigación del profesor Iain Chapple de la Universidad de Birmingham en Inglaterra, dada a conocer en junio pasado en Londres en el sentido de que las enfermedades de las encías conocidas como periodontitis graves, empeoran al mismo tiempo los niveles de azúcar en sangre de los pacientes diabéticos.
Además de que lo novedoso es que la propia enfermedad también afecta los niveles de azúcar en individuos sanos, por lo cual a nadie conviene tener periodontitis en las encías porque este padecimiento complica las manifestaciones de la diabetes en boca. “Generalmente una de las primeras manifestaciones de los pacientes que tienen diabetes, son en la boca ya que tienen inflación de las encías e infección de las mismas que no ceden y sensación de que los dientes se comienzan a aflojar”.
Asimismo, dijo que si alguien se trata las encías o se hace una terapia o tratamiento periodontal con éxito, esto incluso puede funcionar como un medicamento adicional contra la diabetes. Por lo anterior, enfatizó que es muy importante que ante cualquier manifestación de las encías y en la boca ante infecciones recurrentes, además de la caries que se deben prevenir y curar, se debe acudir al dentista al menos 2 veces al año, ya que ante cualquier sospecha el propio médico puede mandar a hacer estudios de sangre para confirmar si la persona padece de diabetes sin saberlo.
“Hay un aliento que se conoce como cetónico, que huele a vinagre de manzana, que puede detectarse si el paciente anda mal y puede ser inflamación de las encías. Se manda a hacer un perfil sanguíneo y se le canaliza con su médico general o el endocrinólogo”, finalizó.