Actualmente, el setenta y tres por ciento de los estudiantes de instituciones de educación superior en Aguascalientes no han desarrollado una competencia lingüística, y lo confirman las evaluaciones nacionales e internacionales. Américo Colón Villán, director de educación superior del IEA, recalcó que la población universitaria no conoce su propio idioma en cuanto a hablarlo, escucharlo, leerlo, escribirlo y comprenderlo eficientemente.

Este es un serio conflicto en Aguascalientes, y una de las explicaciones justifica que sólo en primero de primaria se enseña a los niños a leer y a escribir, pero después prácticamente nadie se ocupa en mantener esa enseñanza de comprensión en el segundo grado de primaria y así sucesivamente hasta desarrollar esa competencia indispensable para el desarrollo de la vida.

Resaltó que miles y miles de niños, adolescentes y jóvenes han llegado a grados universitarios con deficiencias muy importantes al no comprender la lingüística de su propio idioma, lo que impide que puedan aprender apropiadamente otras áreas del conocimiento e incluso asimilar otro idioma diferente al materno.

“Si una persona tiene un léxico o dominio de palabras reducido, se le reduce la comprensión de los diversos textos, y esto puede ocurrir igual cuando se aprende otro idioma. Si no se conoce y comprende una palabra en español, difícilmente lo podrá hacer en inglés, francés o cualquier otro”.

De los estudiantes que han sido evaluados en pruebas como Enlace, Exani o Pisa, se revela que un alto porcentaje tiene bajos niveles de comprensión en la competencia lingüística.

Ante ello, el Instituto de Educación de Aguascalientes asume esta tarea pendiente y para contrarrestar esta realidad se deberá trabajar seriamente desde la educación básica y la preparatoria. Admitió que por ahora todavía no se tienen implementadas estrategias específicas para revertir esta realidad y propiciar que los jóvenes amplíen su vocabulario y su entendimiento.

“Esta seria problemática en el caso de los universitarios, se puede contrarrestar en un porcentaje, gracias a la alta demanda de lectura de libros en las diversas asignaturas, lo que propicia que el joven lea, consulte y aprenda los significados de las palabras desconocidas, lo cual costará trabajo, pero es una alternativa para subsanar esta deficiencia”, puntualizó.

¡Participa con tu opinión!