Unos peligrosos “tumbadores” que operaban en el fraccionamiento Ojocaliente III, fueron capturados por policías estatales en los momentos en que con lujo de violencia despojaban a dos peatones de sus pertenencias.
Quienes terminaron en los separos de la Policía Ministerial del Estado, donde se encuentran a disposición del agente del Ministerio Público de la Dirección de Investigación del Delito, son Jesús Alberto, de 24 años y Fernando, de 18 años, quienes fueron acusados del delito de robo calificado.
Los hechos se registraron el jueves por la noche, cuando dos jóvenes caminaban por la calle Chiquihuite, en el fraccionamiento Ojocaliente III, cuando en determinado momento fueron interceptados por dos “tumbadores”, quienes los empujaron contra la pared y comenzaron a golpearlos, al tiempo que los despojaban de sus pertenencias, como fueron los teléfonos celulares y carteras.
Ya con el botín en su poder los dos delincuentes se dieron a la fuga corriendo, mientras que las víctimas siguieron caminando sin poder hacer nada por evitar el asalto.
En esos momentos pasó por el lugar una patrulla de la Policía Estatal, por lo que los jóvenes pidieron ayuda a los oficiales y de inmediato se implementó un operativo de búsqueda, en el que varias unidades policiacas comenzaron a recorrer calle por calle.
Al momento de que los policías estatales se desplazaban por la calle Tepozán, detectaron a dos sujetos en actitud sospechosa, mismos que al verse descubiertos intentaron escapar corriendo hacia la calle La Boquilla, lugar donde finalmente se logró la captura de Jesús Alberto y Fernando.

OTRO DELINCUENTE DETENIDO.- Por otra parte, policías preventivos municipales de Aguascalientes arrestaron a un individuo de nombre Omar Eduardo, de 33 años, con domicilio en el municipio de Asientos, después de ser reportado por habitantes de la colonia San Marcos, de que se dedicaba a asaltar a los transeúntes.
Fue en la calle Pedro de Alba esquina con la calle Talamantes, donde oficiales de la SSPM lograron ubicarlo y arrestarlo, cuando tocaba a las puertas de los domicilios para verificar si había gente en el interior.
Al sospechoso le fue asegurada una pantalla de plasma de 40 pulgadas, un teléfono celular, una caja metálica con bisutería y un control para televisión, objetos de los que no pudo acreditar propiedad, por lo que se presume que pudieran tratarse del botín producto de un robo domiciliario.

¡Participa con tu opinión!