La mayor demanda de atención médica por parte de los adultos mayores, es la rehabilitación física para recuperar la movilidad y funcionalidad perdidas por diversas causas; la más frecuente es el evento vascular-cerebral derivado de crisis diabéticas o hipertensivas.

Por ello, el geriatra Antonio Vidales Olivo considera indispensable que los adultos mayores reciban atención médica por lo menos cada seis meses, a fin de mantener controlados sus padecimientos y detectar oportunamente cualquier tipo de alteración.

Advirtió que los abuelos generalmente no expresan sus dolencias, por lo que corresponde al cuidador observar cambios en la conducta, pues son éstos los que pueden indicar algún daño en la salud física.

Las secuelas de la postración prolongada por caídas o fracturas, ocupan el segundo lugar como causa de rehabilitación física en adultos mayores; además del deterioro físico, los largos períodos en cama producen depresión y descenso en el sistema inmunológico. Para evitar este cuadro y prevenir caídas y fracturas, sugiere observar algunas medidas de seguridad en casa como fijar tapetes y alfombras para no tropezar, iluminar zonas de riesgo y colocar interruptores de luz a la mano.

Asimismo, colocar barras de apoyo y tiras antideslizantes, no dejar objetos en zonas de tránsito y sobre todo, procurar el uso de calzado bajo, cerrado y con suela antiderrapante. El baño, el dormitorio y la cocina son los lugares de mayor riesgo para que un adulto mayor sufra una caída.

De igual manera, el especialista reiteró que el deterioro en la memoria de los adultos mayores no debe considerarse normal y puede estar asociado a causas orgánicas, por lo que es necesario acudir al médico para valoración.

“Ante cualquier alteración de la memoria, también es necesario que la familia cuide aspectos como la ingesta oportuna de medicamentos, resguardar materiales tóxicos o punzocortantes, retirar cerraduras de algunas puertas como la del baño, procurar que siempre porte identificación y fotografías de los familiares, entre otras medidas que garanticen su seguridad”.

De igual forma son recomendables ejercicios de memoria como platicar con él sobre el pasado, comentar fotografías, jugar a las cartas, ajedrez, damas chinas, etcétera. También las actividades de auto-expresión son de gran utilidad: dibujo, pintura, cuidar plantas o trabajos manuales.

“Hay que mostrarles afecto, en vez de dejarlos en el abandono”.

¡Participa con tu opinión!