El Heraldo de Aguascalientes

Hay que aprender a ahorrar desde pequeños

Seguramente muchas veces has deseado tanto algo que no puedes esperar para tenerlo en tus manos, pero tus papás se han negado a comprártelo.
O tal vez has querido dar un bonito regalo a tus papás, a algún amigo, o a ayudar a alguien necesitado, pero te ha sido imposible por no tener dinero.
Y aunque seguramente es difícil para ti, sí tienes una opción: ahorrar.
Si te lo propones, no es tan difícil. Puedes guardar de tu domingo, de lo que te dan diariamente, también puedes realizar algún trabajo o hasta emprender pequeños negocios para ganar tu propio dinero.

¿Por qué es importante?
Desde que eres niño es importante saber que todas las cosas tienen un determinado valor, y para poder adquirirlas debes trabajar o ahorrar, platica Ingrid Pacheco, coordinadora de divulgación del Museo Interactivo de Economía (MIDE), en la Ciudad de México.
“Es importante que pensemos en el dinero de manera que le demos un valor, cuando eres chiquito muchas veces se te hace fácil pedir cosas, pero se puede empezar a fomentar no sólo el ahorro sino una cultura financiera”, dice Pacheco.
“Hay una creencia arraigada entre algunos niños que es que si necesitan dinero sólo van al cajero, y ya podemos comprar lo que queramos. Pero deben tener noción de que el dinero es algo que se consigue cuando trabajas y que es un recurso escaso”.

La cultura financiera
Saber cómo ganar, ahorrar y manejar el dinero no es nada sencillo. Los especialistas recomiendan que entre más pronto aprendan los niños una cultura financiera, es siempre mejor.
“Esta cultura financiera va más allá de solamente ahorrar, va en términos de darle un valor a las cosas. De decir ‘esto es una meta y para conseguir metas necesitas planear una estructura, y para esa estructura necesitas fijarte plazos y necesitas fijarte montos de ahorro'”, señala Pacheco.
“Cuando podemos transmitir esto a los niños, la percepción de las cosas, y lo que utilizan, lo que les gusta y cómo adquirirlas es diferente”.
Aunque algunos empiezan a ahorrar ya cuando están más grandes o hasta de adultos, hay especialistas como Lourdes Ochoa, directora de preescolar del Colegio Americano Anáhuac, que señalan que para ahorrar no hay edad mínima.
“Al ahorrar se propicia la visión a futuro mediante la planeación y previsión, de tal forma que ellos comienzan a administrar sus propios recursos para darles un uso óptimo”, indica.
“Si se comienza y se tiene noción del valor del dinero desde preescolar, esto permite vincular los aprendizajes en contextos no escolares que ayudan al alumno a validar los conocimientos adquiridos en el aula”.

El inicio de una cuenta
Ya te decidiste y quieres emípico cochinito, un bote o abrir una cuenta de banco y hasta invertir lo ahorrado, con la posibilidpezar a ahorrar, ahora viene lo difícil, ¿cómo comienzas?
Hay muchas opciones, puedes empezar con el tad de hacer crecer tu dinero (o perderlo).
Existen tantas formas de ir guardando e incrementando tu ahorro que al principio puede ser difícil elegir una.
No importa cuál elijas, sólo debes ser constante.
“Algunos pueden ir ahorrando pesos o 10 pesos en botes y aunque no son las mejores formas de ahorrar, es una buena forma de iniciar”, platica Pacheco.
Después te puedes acercar, acompañado de un adulto, a instituciones bancarias para abrir tu primera cuenta de ahorros.
“Creo que es algo que se debe usar porque más que poder retirar tus ahorros, se van haciendo cuentas de ahorro a largo plazo, para que posteriormente puedas hacer uso de ese dinero”.
Hacer pequeñas inversiones tiene beneficios, pues puedes ganar algunos pesos y hacer crecer tus ahorros, depende del monto y riesgo, aunque toma en cuenta que también puedes perder.
“Esto es como una escala para ir creciendo, si ya tienes ahorro y ya tienes el hábito consolidado, puedes transitar a la inversión”, dice Pacheco.
“Tienes que evaluar y pedir asesoría con un papá o con un tutor, que decidan que tanto riesgo puede asumir un niño”.
Pero recuerda, lo más importante es ser constante, pues de esta forma, poco a poco podrás ir alcanzando las metas (o videojuegos) que te propongas.