Aquellos jóvenes que sientan tener la vocación de servirle a Dios, deben ser capaces de vencer el miedo a las críticas y hacer lo posible por entregar su vida para impulsar la fe, señaló el rector del Seminario Diocesano, Juan Carlos Montes, quien reconoció que hay déficit de sacerdotes, luego de que existe una deserción vocacional del 37%.
Al arrancar el Mes del Seminario, en donde se invita a las personas creyentes a contribuir con algún donativo económico, de oración o en especie, a favor del espacio dedicado a la preparación de nuevos pastores, el rector indicó que el llamado es para que los jóvenes se acerquen a las parroquias en donde serán asesorados para no quedarse con las ganas de conocer más sobre servirle a Dios.
Explicó que actualmente el Seminario está en proceso de crecimiento, en donde se están transformando los planes de preparación de acuerdo a las exigencias emanadas por el mismo Obispo José María de la Torre.
Actualmente, el Seminario Diocesano cuenta con 114 alumnos, número inferior a otros años en donde se han alcanzado incluso hasta los 200 estudiantes.
Aún así, Juan Carlos Montes precisó que lo importante no es la cantidad de sacerdotes que se puedan recibir, sino la calidad con la que promuevan la fe.
Del 12 al 26 de julio próximo se estará llevando el preseminario, periodo en el cual los jóvenes inician su proceso formativo para conocer finalmente aquellos prospectos que tienen mayor posibilidad de convertirse en religiosos de tiempo completo.
Para terminar, lamentó que en ocasiones la falta de convencimiento y hasta de saturación entre las distintas ofertas profesionales, influyan para que deserten los seminaristas.