Solamente el cinco por ciento de la población participa en asociaciones civiles encaminadas a mejorar algún ámbito del contexto inmediato y del país en general, pero todos nos quejamos, señaló el presidente de la Unión Social de Empresarios de México (USEM), Juan Carlos Soledad Pérez.

Aclaró que no es negativo quejarse, pero más redituable para una sociedad es que junto con la queja, el cuestionamiento y la denuncia, vaya el compromiso, la participación, la propuesta y un trabajo real para construir una nueva realidad.

En entrevista, el líder empresarial expuso que la participación social sigue siendo una asignatura pendiente de la sociedad para la construcción de un mejor país, y el contexto de este año se presta para reconsiderar esa situación de México.

“Es momento de preguntarnos no solamente qué es lo queremos para el país, sino qué estamos haciendo por él, así como qué podemos hacer a partir de ahora para mejorar sustancialmente las cosas que no van bien”.

En ese sentido, dijo que México necesita no nada más candidatos capaces técnicamente y moralmente solventes, sino también empresarios íntegros y una sociedad comprometida desde las diversas trincheras en que se desenvuelve.

Dejó en claro que no hay que dejar de exigir a las autoridades, porque el cuestionamiento y la demanda generan respuestas, “pero eso no implica que nosotros nos disculpemos y digamos que todo lo malo es culpa del Gobierno y todo está de su lado”.

Soledad Pérez encabezó un seminario de participación social con académicos, empresarios y representantes sociales, y destacó la necesidad de abrir espacios de reflexión en todos los ámbitos de la vida social que nos ayuden a ser mejores ciudadanos y tomar mejores decisiones.

Consideró que si bien el tema electoral es fundamental para marcar el rumbo de la nación, “estoy seguro que los que le podemos cambiar para bien la cara a México, somos todos nosotros, haciendo bien lo que cada quien hace”, concluyó.