Grupo Reforma 
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- En El Mentidero y Ahuacapán, en Autlán de Navarro, los niños y jóvenes orinan pesticidas.

Tanto los 53 estudiantes de la telesecundaria Venustiano Carranza; 93 niños de 3 a 12 años que viven en El Mentidero, y 107 menores de Ahuacapán tienen presencia en la sangre -que desechan por la orina- de pesticidas tóxicos como el glifosato y el 2.4-D.

Un estudio del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), en coordinación con la UdeG, reveló que ninguno de los menores analizados estaba libre de sustancias químicas.

Ellos están expuestos a estos químicos ya que se aplican en cultivos que hay en la región; en el caso de la telesecundaria, uno de los predios aledaños es una parcela de pepino.

«Tuvimos niños en Ahuacapán que en una sola muestra pudimos identificar hasta 12 pesticidas que van desde los ligeramente hasta los altamente peligrosos.

«Lo que es preocupante es que no pudimos encontrar ni un solo niño que no tuviera presencia de pesticida, todos tenían al menos uno», apuntó Humberto González, investigador del CIESAS.

En el caso de El Mentidero, indicó González, se hicieron dos muestreos, uno en invierno y otro en verano.

«En invierno el índice de presencia de tóxicos es mayor y esto obedece a que hay mayor número de cultivos en este periodo, como el jitomate, la caña, el chile, el tomatillo. También, vimos que en cultivos de hortalizas se hace uso de mayor número de químicos», explicó González.

Algunos de los pesticidas y herbicidas hallados se les considera como posibles generadores de cáncer, Parkinson positivo y alteradores del equilibrio hormonal ante la exposición frecuente.

También alteran el sistema nervioso, causan problemas de aprendizaje, hiperactividad y daño en órganos como riñón, hígado y pulmones.

A través de un boletín, la Secretaría de Salud Jalisco informó que se creó una mesa de trabajo para analizar las presuntas afectaciones a la salud a causa de los herbicidas.